miércoles, 22 de julio de 2015

La innecesaria y arriesgada “prescripción enfermera”

médico especialista en medicina legal y forense,
 padre del autor de este blog.

La RAE, en su primera acepción, define prescribir como “Preceptuar, ordenar, determinar algo” y en la segunda, establece: “Recetar, ordenar remedios”
En el ámbito médico, la prescripción (orden terapéutica) forma parte del tratamiento  establecido para un concreto y determinado enfermo. Siempre es posterior al diagnóstico y engloba todas las medidas que se consideran necesarias para el logro de alivio, mejoría o curación. Formando parte de esas indicaciones, están los fármacos, que son recetados por el médico para que los dispense el farmacéutico y los administre el enfermero (si es necesario).
Lo anterior es lógico, útil y seguro, estando tan arraigado en el conocimiento colectivo, que no precisa mayor explicación.
No cualquiera puede ponerle al paciente un suero intravenoso, una inyección intramuscular o una sonda naso-gástrica, como tampoco pueden venderse los medicamentos fuera de las oficinas de farmacia. Pues bien: nadie que no sea médico debe recetar medicinas porque, previamente, no ha establecido un diagnóstico. ¿Tan difícil de entender es esto?
La sociedad necesita garantías, que derivan de las titulaciones de los diferentes agentes sanitarios.
La química que introducimos en nuestro cuerpo, cada vez que somos tratados con un principio activo, persigue un beneficio que no está absolutamente exento de riesgo. Por eso, debe ser el facultativo, que estudió más bioquímica, fisiología, anatomía, farmacología, toxicología  y patología médica, entre otras, quien establezca el fármaco y la dosis, exclusivamente.
Los enfermeros son imprescindibles para los pacientes y para el sistema sanitario. Nadie cuestiona preparación… para hacer lo que les es específico, no para realizar actos médicos, como lo es la prescripción.
Detrás de todo esto está la responsabilidad, que es una garantía social irrenunciable. Cada profesional es responsable del acierto o error de sus actuaciones y, por ello, cada cual debe hacer lo  específico de su profesión.
El notario, como fedatario público, firma las escrituras, el registrador de la propiedad las registra conforme a ley, el juez dicta sentencias, el ingeniero se responsabiliza de sus obras o máquinas, el arquitecto de sus proyectos, el médico de sus diagnósticos y tratamientos… y el enfermero, de su amplísima labor técnico-asistencial.
Lo anterior genera tranquilidad, seguridad y confianza, consideradas imprescindibles para la vida en sociedad.
¿Por qué no debe prescribir un enfermero? No es ése su cometido profesional y, en consecuencia, no se le ha capacitado para ello. 
Se suele argumentar que sólo se prescribiría la medicación que, por carecer de importancia terapéutica, ahora se administra sin receta. Pues, si ésta (la receta) no es necesaria, ¿para qué tiene que elaborarla una enfermera?
Permitir a los enfermeros que prescriban, puede generar una mayor iatrogenia (daños derivados de la medicación) y mucho más gasto sanitario, además de inseguridad clínica y jurídica.
Ante un error grave, inmediatamente surgirán las preguntas ¿Quién prescribió? ¿Basándose en qué criterio diagnóstico-terapéutico? ¿Con qué formación acreditada?
Según la doctrina establecida por el Tribunal Supremo, “el título presume competencia”, y ésta que nos ocupa, es la del licenciado en medicina.
La población confía en sus enfermeros, tanto como en sus médicos. Así lo detectan las encuestas, y está muy bien que así siga siendo. 
¿Para qué iniciar cambios que puedan distorsionar o deteriorar esa confianza, al introducir dudas y riesgos que ahora no se presentan, sin aportar ventajas claras y contundentes?
Cada cual deberá hacer bien, aquello que es de su competencia. 
… No es cuestión de ser más o menos importantes, ni de merecer mayor o menor aprecio social.  
Cada uno a lo suyo, por respeto a las personas, a los enfermos y a la legalidad.

Misión cumplida

"Un esfuerzo total es una victoria completa"
Mahatma Gandhi

Por fin, después de más de 30 años, parece que el bipartidismo, el régimen del 78 y su sistema de élites extractivas, empieza a derrumbarse. No ha sido fácil, y todavía queda muchísimo por hacer, su estructura es dura y sus defensas muy fuertes. Pero ahí están los resultados sin mayorías de las elecciones locales y autonómicas. Y la posibilidad, todavía remota, de terminar el año con una España libre del nepotismo del PPSOE.

¿Cómo hemos conseguido, como sociedad, empezar a librarnos de este régimen expoliador? Con la ayuda de dos actores principales. Hoy ya pasados. Pero sin los que no hubiera sido posible llegar hasta aquí.

Hablo del 15M en las calles, y del partido Unión, Progreso y Democracia en las instituciones. Puedo decir orgulloso que participé activamente en ambos, y que, en ambos, traté de aportar racionalidad, realismo y hasta pragmatismo. Siempre en aras de la consecución de cambios reales que mejoraran el nivel de vida de los ciudadanos. En el 15M con el intento de pasar de la protesta a los hechos, a la consecución, como decía, de cambios reales. Intenté centrar esfuerzos en la propuesta más consensuada: el cambio de la injustísima ley electoral, una de las mayores fortalezas del bipartidismo corrupto. Aún no hemos conseguido el añorado #1persona1voto, pero nadie niega que ha llegado a la mesa para quedarse. Hasta que se consiga. 
Y en UPyD, cuya historia es la causa de este post.

Me interesó UPyD desde el día de su presentación. Me informé y constaté que, por fin, mis ideas políticas estaban representadas. Al fin alguien salía de la trinchera y enumeraba los problemas reales de España, todos, más allá de los que el yugo de la ideología te permitía citar.

En esa época (año 2007) yo todavía estaba estudiando la carrera, no tenía Twitter ni blog. Pero ya mostraba mi apoyo, y llamaba al voto en mi entorno. Recuerdo acudir a escuchar a Rosa a la universidad, tanto en la mía, ICADE, como en la Complutense. Recuerdo que cogí el micro y le pregunté que por qué no se unían a Ciudadanos, que por aquel entonces intentaba ser un proyecto nacional. También fui a ver a Mikel Buesa a una charla en un colegio mayor. La verdad es que su carisma distaba mucho del de la primera. En 2008 les voté. Era la primera vez que lo hacía (Referéndum de la Constitución europea aparte). En las Europeas de 2009 volví a hacerlo, fue la primera vez que mi opción conseguía representación (En 2008 entró Rosa pero yo no votaba en Madrid, sino en Murcia). Sentí por primera vez que mi voto servía para algo. Benditas europeas, con circunscripción única.

En 2010 ser votante ya no me bastaba. Quería explicar al mayor número de personas, que había una opción para mejorar España, que había vida más allá de las falsas trincheras socialistas y populares. Pocos días antes de licenciarme abrí una cuenta en Twitter. En esa época era la red del microblogging. Lo que escribías tenía importancia. Yo no quería hacerlo hasta que no tuviera una licenciatura detrás, que respaldara el mensaje. Ya ves tú. Anda que no ha cambiado la cosa. Empecé, como decía, a compartir las ideas que tenía en común con UPyD, a apoyarles.

En febrero de 2011 abrí este blog para poder difundir ideas más allá de los 140 caracteres. En junio escribí cómo las soluciones que necesitaba España, las que esos días pedíamos en las calles con el 15M, eran las que ofrecía UPyD. Escribí "Cómo conseguir las propuestas del 15M". UPyD lo publicó en su web. Rosa en su fan page. Muchos fueron los que me llamaron diciéndome que les había convencido, que dejaban su opción (siempre PSOE o PP) para probar con UPyD.


Ese verano ya hacía campaña activa en redes. Confiaba en UPyD como la mejor opción. Y empezaba a conocer a los que la formaban. Recuerdo cuándo, a la salida de un acto de Carlos Martínez Gorriarán, que había estado tuiteando, Beatriz Becerra se plantó en la puerta y empezó a preguntar "¿Eres Rafa Pacheco?" a todos los que salían, hasta que dio conmigo. Recuerdo constatar, mientras tomábamos una caña, que se creían lo que decían. Que la cosa iba en serio. 

Ese verano Albert Rivera pidió públicamente que sus partidos fueran juntos a las generales. Yo me sumé a la petición. Carlos M. Gorriarán me explicó por Twitter por qué la respuesta de UPyD era NO. Yo no terminé de entenderle y finalmente quedamos para hablar del tema en un bar andaluz cercano al Congreso. Me explicó que UPyD era un proyecto nacional, que lo que C's quería era hacer un PSOE-PSC, que ir con C's era poco menos que cargarse los valores mismos del proyecto. En su momento me pareció convincente. No volví a insistir en el tema.

Para las elecciones generales de noviembre de 2011 hice campaña activa. Siempre desde mi independencia, pues nunca me afilié. En este blog expuse Mis motivos para votarles, y me hice eco de las indispensables preguntas de Hernández. Voté su lista al Congreso y a su candidato al Senado (en los otros dos votos para el Senado escogí a Escaños en Blanco).

Ya por aquel entonces mucha gente me decía "Me gusta UPyD, pero no puedo con Rosa Díez", yo me defendía diciendo que a quien votaba era al candidato de Murcia, no a Rosa, y que lo importante era el programa y no tanto la portavoz, a sabiendas de que no les convencía. A mi tampoco me entusiasmaba Rosa. Era lo mejor del Congreso, sí, pero sus décadas en las instituciones no casaban mucho con el aire fresco que representaban las ideas de UPyD. Aún así, encuesta tras encuesta aparecía como la líder más valorada.

La noche electoral del 20N acudí al hotel Villa Real y observé desolado cómo UPyD se quedaba a las puertas del 5% que le permitiría tener el tan necesario grupo parlamentario. Recuerdo cómo Carlos me animó, cómo me hizo ver que para acabar con el régimen no bastaba el 15M, o la indignación reinante, que el camino era más largo, pero que merecía la pena.

Tras la consecución de esos 5 diputados llegaron años que, como el tiempo ha demostrado, fueron perdidos. En 2012 y 2013 se trabajó muchísimo en las instituciones, pero se dejó de trabajar en la imagen. UPyD ya era un actor más de la política española, y solo con la nefasta gestión de PP y PSOE crecía sin mucho esfuerzo. Era la oposición al sistema. No tenía prácticamente competencia en su espacio "más allá del establishment". Además de Ciudadanos en Cataluña, claro. A finales de 2013 las encuestas ya les daban casi un 15% en intención de voto. Eso supone 40 diputados. Yo seguía con mi activismo en redes (contra el PP, el rescate bancario o el catalán, los recortes indiscriminados a los funcionarios o su interesada demonización, el desmantelamiento de la sanidad pública madrileña, el drama de los desahucios, la no homologación europea de los títulos españoles, las trampas de la ley de financiación de partidos, etc). UPyD se hacía eco de algunos de mis artículos en su web. De vez en cuando hablaba con Carlos y le mandaba propuestas. Me sentía representado.

Hasta el turbulento 2014. El año de Podemos, de la expansión de Ciudadanos y hasta de Vox. El año en el que al #NoLesVotes se le unió, por fin, el #VotaAOtros. El año en el que a UPyD le salió competencia real en su mercado de oposición al sistema. El año de las elecciones que lo cambiaron todo. El año en el que se impuso lo nuevo, con un relevo generacional que afectó desde los partidos (IU y PSOE) hasta a la corona. El año en que UPyD quedó fuera de juego por no adaptarse a las demandas sociales. Por mantener a una líder cuyo tiempo había pasado. Y por tratar con soberbia a un partido que, por más que se empeñaran en tratarlo de regionalista, no hacía más que crecer a nivel nacional. El año en el que UPyD no solo dejó de crecer en las encuestas sino que empezó a bajar. Y algunos, ingenuos, hasta nos creímos que estaban manipuladas.

Un capítulo fundamental en ese cambio de tendencia fue el paripé de las negociaciones, en las que, sí, es cierto, Ciudadanos se negó a presentar la lista de pactos con partidos regionalistas o a apartar a Jordi Cañas (imputado), pero fue UPyD el que quedó, frente a la ciudadanía, como freno al cambio. UPyD y su informe de Herzog de tropecientas páginas explicando por qué no pactarían antes incluso de sentarse a hablar. UPyD y su exquisita ortodoxia que los ciudadanos nunca entendieron, y que le hicieron pagar.

Si bien consideraba un error tanto mantener a Rosa como no pactar con tus (prácticamente) iguales a los ojos de los votantes, mantuve mi apoyo y hasta pedí hacerme simpatizante a finales de año, cuando pasaban por horas bajas y las encuestas ya solo les daban un 5%. Me confirmaron el alta como simpatizante en junio, concretamente 162 días después de pedirlo. Yo nunca había entrado en temas internos o de organización, pero que tardaran meses y meses en tramitar un simpatizante, que simplemente es meter un nombre en una lista y enviarle mails, me hizo pensar que algo no andaba bien.

En estas nos plantamos en las andaluzas, y una vez más pido el voto para UPyD activamente. Consideraba fundamental que el caciquismo del PSOE andaluz tuviera semejante oposición en frente. Resumí su programa - nadie lee más de dos folios - y lo volví a resumir, hasta que cupiera en una imagen que poder difundir por whatsapp. Los resultados fueron un  enorme jarro de agua fría. Constataron lo que se venía cociendo durante todo el año anterior. UPyD tuvo el resultado de un partido residual. En la CCAA más poblada de España. Ni dos de cada 100 votantes cogieron la papeleta magenta. UPyD quedaba herido de muerte.

Ese lunes Rosa Díez, la líder peor valorada de los 6 partidos por los que preguntaban las encuestas en esos momentos, convoca una rueda de prensa. Todos esperábamos su dimisión. Las locales estaban a la vuelta de la esquina y su imagen dañaba, literalmente, al partido. No dimitió. No reconoció ningún error. Es más, echó la culpa a los votantes. UPyD se moría.
Yo nunca había entrado en temas internos, incluso había evitado hablar de una Rosa nunca santa de mi devoción para no dañar la imagen del partido, pero aquello era demasiado. Aquella no dimisión significaba condenar a los habitantes de 13 CCAA y 8.116 ayuntamientos a 4 años sin las ideas de UPyD en las instituciones. Mostré mi rechazo total. Pedí abiertamente su dimisión. Y expliqué como no dimitiendo vendía a los candidatos locales y autonómicos de su partido. 

El consejo político de UPyD se reunía ese sábado y los que creíamos en el proyecto teníamos que hacer algo para no dejarlo morir. Por primera vez me metí en asuntos internos mandando una carta a los consejeros políticos en la que pedía que cambiaran a la portavoz para salvar el partido. Que el pasado de Rosa merecía todo el reconocimiento del mundo pero no el futuro completo de UPyD. Que pusieran a un líder mediático al frente para recuperar los votos que la antipatía que despertaba Rosa les había hecho perder; y que sometieran a votación entre las bases la política de pactos para recuperar los votos que el no-pacto con Ciudadanos les había quitado. A su vez escribí a Irene Lozano para decirle que muchos esperábamos que diera un paso adelante, que su liderazgo mediático era imprescindible para salvar el proyecto. Ambos coincidimos en que en la votación del Consejo Político era mucho lo que estaba en juego. 

Dos terceras partes del Consejo votó por mantener a Rosa hasta después de las elecciones, condenando de nuevo a UPyD a muerte, como más tarde constatarían los resultados del 24 de mayo, propios de un partido marginal. UPyD quedaría fuera de las instituciones locales y autonómicas, y ya nada se podía hacer. Esto es España, aquí se votan líderes nacionales, también en las locales y autonómicas, da igual las veces que expliques que Rosa no se presentaba a ningún ayuntamiento o parlamento autonómico, la respuesta era siempre la misma: "Me gusta UPyD, pero no puedo con Rosa Díez".

Aún así, no todo estaba perdido, si bien ese consejo había sentenciado al partido, también le había dejado una última oportunidad para sobrevivir: el Congreso Extraordinario de después de las elecciones. Si allí se cambiaban las cosas que todos sabíamos que funcionaban mal: liderazgo, política de pactos y comunicación no profesionalizada; además de las que luego descubrí que funcionaban mal: falta de democracia interna y permisividad ante el acoso al "crítico" (y hasta fomento); UPyD podría sobrevivir. Y así lo dije, tanto públicamente, como a Irene. Y, aunque me alegré sobremanera cuando me dijo que se presentaría, días después me llegó el baño de realidad en forma de llamada de Manu de Lucas. Manu y yo somos amigos desde el 15M, y, en un principio, creí que sería una llamada más, de esas en las que él insistía en que me afiliara y yo me negaba y le preguntaba por sus niños. Pero no. Manu me explicó lo complicado de la situación interna de UPyD. Me contó como, aunque desde fuera pareciera que el cambio de rumbo era la única forma de sobrevivir, desde dentro Irene lo tendría muy complicado para "ganar al aparato". Me mostró como o trabajábamos todos sin descanso o la última oportunidad de salvar UPyD se nos iba. Y finalmente consiguió lo que llevaba años pidiéndome. Que me implicara realmente en el proyecto. Yo me dedico profesionalmente a diseñar estrategias de marketing en redes sociales para empresas, por lo que como mejor podía colaborar era llevando la parte digital de la campaña.

El 16 de abril me llamó Irene y el día 20 quedamos para que le contara mi propuesta de campaña de Renovadores UPyD. Le encajó perfectamente y nos pusimos a trabajar. Había que parar la sangría continua de bajas de afiliados mostrándoles que se daría la batalla en el Congreso Extraordinario y que no todo estaba perdido. A su vez había que respetar la campaña electoral que empezaba el 8 de mayo. Lanzamos la web http://www.renovadoresupyd.com/ y anunciamos que, pasadas las elecciones locales, empezaría la nueva campaña, esta vez al Congreso Extraordinario, esta vez a la supervivencia de UPyD. Yo tenía claro que UPyD estaba cual moribundo en parada, y que Renovadores era el desfibrilador que podía devolverlo a la vida, sanarlo y llevarlo donde le correspondía. La otra candidatura, la oficialista, no era más que desconectar al enfermo, dejarlo morir. Así que era o en ese momento o nunca. Trabajamos al máximo para aprovechar esa última bala. Si hay algo que me llevo de estos años de apoyo a UPyD es la gente que he conocido (y cogido cariño) en ese grupo de trabajo 'renovador'.
El día 25, a las 00.00, y tras el desastre de resultados de UPyD en las elecciones del 24, comenzamos nuestra andadura por la red. Si bien no pedíamos el voto, pues la campaña no se había iniciado oficialmente (no sabíamos ni la fecha del Congreso), comenzamos a llegar a todos y cada uno de los afiliados, simpatizantes e interesados en UPyD, y a enseñarles que otra forma de hacer las cosas era posible. A dejarles claro que el proyecto no estaba muerto. A generarles primero curiosidad, luego interés y después hacerles sentir parte del proyecto. A fidelizarles.

Una de las propuestas irrenunciables que hice a Irene para llevar la campaña fue que el programa se hiciera mediante un proceso abierto de democracia participativa. Lo que hicimos fue recoger propuestas de los afiliados y luego permitirles votar entre unas y otras para poder llegar a un conjunto de ideas con apoyo mayoritario, con consenso, indispensables. 
Desde el mismo 25 de mayo empezamos a pedir a los afiliados que mandasen sus propuestas. El día 30, cuando cerramos la entrada de las mismas, teníamos más de 700. Les pedimos entonces que votaran aquellas que creían mejores, más necesarias o urgentes. Luego fuimos quitando, mediante cortes periódicos anunciados, las que no llegaban a un 60% de apoyo, para así facilitar la selección. Cuando el día 11 de junio terminamos el proceso contabilizamos un total de 56.563 votos. La gente estaba deseando participar, proponer, opinar, votar. Las propuestas que salieron de dicho proceso se convirtieron en compromisos de la candidatura y base de su programa. Además de en un símbolo: si Renovadores ganaba, el partido se abría, las bases tendrían poder real, y se terminaría el despotismo ilustrado hasta entonces imperante.

Ese poder de los afiliados también se sintió en las redes sociales, donde por fin una parte de UPyD hablaba con ellos de igual a igual, con una marca humanizada, con un tono concreto adaptado al medio, con, en definitiva, una gestión profesionalizada y una estrategia definida de Social Media Marketing, bases indispensables de un buen community management. No es de extrañar que en pocas semanas se convirtiera en la quinta cuenta más influyente de UPyD, sólo por detrás de la del partido y las de Toni, Rosa e Irene.

Otro ejemplo de la profesionalización de la comunicación se dio en Prensa. Nuestro compañero Jose, con la ayuda de Alicia, se encargó de demostrar que aquello de que los medios vetaban a UPyD estaba a años luz de la realidad y que con una gestión profesionalizada podías no solo salir en ellos, sino hacer que hablaran bien de ti. TV, prensa online, escrita, radio, todo. Hizo un trabajo espectacular. Las mañanas de Cuatro, Al rojo vivo, La Sexta Noche, El Objetivo de Ana Pastor, Hora 25, hasta Sálvame Deluxe... Allá donde estuviera la atención de los españoles había un renovador difundiendo su mensaje. Y no solo en los medios, también en persona. Nos recorrimos España entera, aún a riesgo de tener que escuchar la música de Carlos.
Algunos datos a cierre de los 50 días de campaña fueron (Téngase en cuenta que UPyD contaba 4.032 afiliados y que el presupuesto para digital era de cero euros):

En Twitter: 6.675 followers, 3.698 tweets (en 48 días suponen 77 tweets al día, es decir, un tweet cada menos de 12 minutos) con 2.480.900 impresiones de los mismos, 12.626 clicks en los enlaces, 12.524 RTs, 11.094 Favs y 2.862 respuestas a los mismos. Una tasa de interacción de 4,3%.

En Facebook: 1.266 fans, 56 publicaciones, con un alcance medio de 3.643 usuarios/día, 8.967 likes, 793 comentarios, 1.159 shares, 14.395 reproducciones de los vídeos.

En YouTube: 18 vídeos, con 11.512 reproducciones.

En la web (Mérito de Fernando, nuestro webmáster): 688 usuarios registrados, 66.105 visitas y 21.121 usuarios únicos. 671 suscriptores a la newsletter.

Pero hay un dato aún más fundamental. Un dato que tiraría por tierra todos los anteriores. 57. Cincuenta y siete votos. Los que nos faltaron para ganar el Congreso y reflotar el proyecto. Pero, como dice la frase de Gandhi que abre esta historia, un esfuerzo total es una victoria completa. Hicimos todo lo que pudimos por salvarlo, no pudo ser. Ahora bien, entonces ¿por qué titular a este relato "Misión cumplida"? Pues porque, como decía al inicio, UPyD ha cumplido su misión. Ha sido el impulsor del cambio en nuestro país. El primero en traer la regeneración democrática a la mesa. El valiente que se atrevió a abrir los melones que nadie se atrevía ni a mencionar. La política de hoy en España dista bastante de la de 2007, reconozcamos ese mérito a UPyD, y cerremos capítulo. Bien hecho UPyD, gracias, misión cumplida.

jueves, 25 de junio de 2015

Cómo evitar "un Zapata"

Desde que el recién elegido concejal de Madrid se viera forzado a dimitir por la descontextualización de algunos de sus tweets, sois muchos los que me habéis preguntado sobre cómo protegerse ante este nuevo peligro de linchamiento mediático. Si bien el asunto me da muchísima pena y creo que daña directamente la naturalidad de las redes, para no tener que ir respondiendo uno a uno, os he preparado un pequeño esquema de posibilidades de 'protección'. En tres niveles, y para las dos redes más extendidas.



TWITTER

Opción 1 - Máxima seguridad. Descargar archivo histórico, imprimir, seleccionar mensajes que descontextualizándose pudieran suponer un problema, borrarlos.

Paso 1. Solicitar archivo:

Entra en Twitter con tu usuario, haz click aquí, baja hasta el final y haz click sobre el botón "Solicita tu archivo". En un tiempo (dependiendo del número de tweets de tu cuenta), Twitter te mandará un mail (al correo electrónico que tengas asociado a tu cuenta, puedes verlo en el 2º cuadro de aquí).

Paso 2. Descargar archivo:

Una vez recibas el mail con tu archivo haz click en "Ir ahora" y podrás descargar un archivo zip. Descomprímelo. Haz click en index.html.

Paso 3. Imprimir archivo:

Se te abrirá una ventana con tu histórico de tweets. Puedes imprimirlo directamente o hacer click en el botón derecho del ratón, seleccionar la opción "Seleccionar todo", volver a hacer click en el botón derecho, seleccionar la opción "Copiar" y llevártelo a un documento word en el que podrás reducir el tamaño de la letra o darle el formato que consideres más oportuno, antes de imprimirlo.

(Si tienes pocos tweets y los puedes leer directamente en el archivo, mejor que mejor)

Paso 4. Revisión:

Subraya todos aquellos tweets que pueden ser utilizados en tu contra (bromas, palabras malsonantes, opiniones a medias, opiniones sobre cualquier colectivo social, críticas especialmente duras, etc.)

Paso 5. Limpieza:

Una vez subrayados los tweets que necesitamos borrar haz click aquí y pon en el segundo recuadro una parte del tweet a borrar. Luego pon tu usuario (tu nombre en Twitter, lo que va detrás de la @) en el recuadro "Desde estas cuentas". Finalmente pulsa enter. Aparecerá el tweet (Si no aparece pulsa la pestaña "En directo") y deberás hacer click en los tres puntos de la parte inferior del tweet (junto a los botones de responder, RT, Fav y Estadísticas) y finalmente en "Eliminar tweet".

Para que el proceso sea más rápido puedes poner directamente en el buscador algunas palabras del tweet que queremos borrar y añadir from:elnombredetucuenta, "from:" más tu nombre de usuario, seguido.

Opción 2 - Máxima seguridad, pero pérdida de información e imagen dañada. Borrar todo hasta una fecha.

Hay herramientas que permiten borrar todos los tweets comprendidos entre una fecha y otra o hasta una fecha determinada. Queda bastante mal de cara a la imagen pública, pero hay perfiles con tantísimos tweets y tantísimo riesgo de que busquen en ellos algo con lo que atacar que necesitan optar por esta opción. Algunas de esas herramientas son:
http://delete.twitlan.com/
http://www.tweetdelete.net/
http://twitwipe.com/
http://www.deleteallmytweets.com/

Opción 3 - Seguridad limitada. Borrado por keywords.

Consiste en repetir el Paso 5 de la Opción 1 pero, en vez de con tweets concretos, con palabras clave que nos lleven a posibles tweets polémicos. Ejemplos: todo tipo de palabras malsonantes (tened en cuenta que se deben hacer búsquedas separadas para masculino y femenino; y para singular y plural), verbos violentos, grupos de personas, etc. Todo se puede descontextualizar.

Ejemplo de búsqueda, si en Twitter me llamo @rafapachecocom y quiero saber si he dicho la palabra "Judio" (ejemplo por la polémica de Zapata) debo poner en el buscador "Judio from:rafapachecocom" (sin las comillas claro) y luego hacer click en la pestaña "En directo".

FACEBOOK

Opción 1 - Máxima seguridad. Revisión de todas las publicaciones.

Ve a tu perfil y analiza una a una todas tus publicaciones, aquella que pueda descontextualizarse elimínala haciendo click en la V de la esquina superior derecha y seleccionando "Eliminar".

Opción 2 - Máxima seguridad, pero pérdida de información pública e imagen dañada. Ocultar publicaciones abiertas y revisar listado de amigos.

Paso 1. Ocultar publicaciones abiertas:

Ve a la Configuración de tu Privacidad haciendo click aquí. Ve a la 3ª opción y haz click en "Limitar el público de publicaciones antiguas", luego haz click en "Limitar publicaciones antiguas" y escoge Amigos.

Paso 2. Revisar listado de amigos:

Si hemos decidido no borrar publicaciones y tan solo ocultarlas al público tenemos que tener claro que dentro del grupo de gente a los que no se las hemos ocultado, es decir, nuestros amigos en Facebook, no hay nadie que vaya a hacer un pantallazo de algo comprometido y atacarnos. Para ello debes ir a tu perfil, hacer click en Amigos y analizar uno a uno si realmente son tus amigos. Algunos no lo serán y aún así se ofenderán porque los elimines, pero es el precio de la seguridad. Para eliminar a los contactos de Facebook de los que no tengas plena confianza posa la flecha del ratón sobre el botón Amigos y haz click en Eliminar, luego confirma.


Opción 3 - Seguridad media. Revisión de publicaciones abiertas y de listado de amigos.

Paso 1. Revisión de publicaciones abiertas:

Ve a tu perfil. En la parte inferior derecha de tu foto de portada verás 3 puntos suspensivos, haz click en ellos. Haz click en "Ver como". Te conducirá a una página con tu perfil público, esto es, lo que ven aquellos que no son amigos tuyos. Analiza todas las publicaciones visibles así como los comentarios a las mismas. En aquella que creas se puede utilizar en tu contra sitúa el ratón sobre la fecha en la que se publicó y haz click en el botón derecho, selecciona "Abrir en una pestaña nueva", ve a esa pestaña y elimina u oculta la publicación. Para eliminar ve a la esquina superior derecha de la publicación, has click en la V gris, y selecciona "Eliminar". Para ocultar haz click sobre la bola del mundo de al lado de la fecha de la publicación y selecciona "Amigos".

Paso 2. Revisión de listado de amigos:

Ve a tu perfil, haz click en Amigos y analiza uno a uno si realmente son tus amigos. Elimina aquellos que no lo sean posando la flecha del ratón sobre el botón Amigos y haciendo click en Eliminar, luego confirma.


Bonus track: En casa de herrero ya se sabe, yo mismo no me he aplicado estos consejos, me niego a tener que pasar por el aro de manipuladores que ni entienden ni respetan las redes sociales. Espero os sea útil. 

domingo, 31 de mayo de 2015

"En política se necesita democracia, trabajo e ilusión, @RenovadoresUPyD representa esas 3 claves"

Como ya he hecho en otras ocasiones, una vez pasados unos días desde la publicación en el medio original, os dejo en el blog una entrevista que me hicieron el otro día. Concretamente dos días antes de las elecciones locales y autonómicas, por Miguel Ángel Malavia para Periodista Digital. Puedes leer el original pinchando en el siguiente enlace:



Sin jugar a ser profeta, ¿qué crees que nos depararán las elecciones autonómicas y municipales de este 24-M?

Nos van a deparar pluralidad y política por primera vez en muchos años. Parlamentos autonómicos y ayuntamientos acostumbrados a gobiernos de mayorías absolutas, en los que un partido hacía y deshacía sin dar cuentas ni explicaciones a nadie, se van a ver, tras el 24-M, con diversidad de agrupaciones y con la obligación para todas de hacer política, de pactar, de llegar a acuerdos. Se acabó el caciquismo como norma general. Se acabó la soberbia como forma de gobierno. Ahora toca hacer política de verdad.

¿Caminamos definitivamente hacia el fin del bipartidismo?

El fin del bipartidismo ya ha llegado en varias franjas de edad, por lo que sí podemos decir que caminamos hacia él. Ahora bien, el camino es largo y la marcha lenta. Entre los mayores de 65 años, el bipartidismo sigue estando fuertemente arraigado y cambiarlo aún nos costará mucho esfuerzo. Yo creo que fueron dos actores los que iniciaron el fin del régimen del 78: el 15-M en las calles y UPyD en las instituciones. La entrada de Rosa Díez en el Parlamento en 2008 fue la primera grieta en un sistema de bipartidismo imperfecto apoyado, cuando no tenía mayoría, en partidos nacionalistas. El fenómeno histórico del 15-M, por su parte, generalizó ese rechazo al sistema de élites extractivas y consiguió “despertar” a muchísima gente. De ambos comienzos hace ya años, pero de ambos hemos conseguido muchos frutos como sociedad. El cambio ahora, aunque lento, es imparable… Y si lo que quieres es que me moje más y te dé fechas (risas), te diré que ya en las Navidades de 2011, tras los recortes a funcionarios y pensionistas y la subida del IRPF, anuncié que la siguiente legislatura sería un Gobierno de coalición de PP-PSOE para mantenerse cuatro años más y, por fin, tras ella, se daría el final del bipartidismo. El tiempo ha ido demostrando que no iba muy desencaminado. Ojalá me equivoque y no tengamos que pasar por esa última legislatura PPSOE.

¿Está llegando un cuatripartidismo o, a la larga, no pueden convivir sin desgastarse dos grandes partidos a la derecha y a la izquierda?

La clave es que la dicotomía ha cambiado para grandes sectores de la población. La separación derecha-izquierda pervive en las franjas de mayor edad, pero, entre los jóvenes, la división más importante ya no es esa, sino la que forman los partidos del régimen del 78 y los partidos del siglo XXI. Los primeros –PP, PSOE, IU y nacionalistas– representan el sistema clientelar, aquel que tan bien definen Acemoglu y Robinson en su obra de lectura obligada Why nations fail. Gobiernan por y para sí. Usan el poder única y exclusivamente para su beneficio y el de “los suyos”, detrayendo rentas del conjunto de la población. Es lo que se conoce como élite extractiva; Por otra parte, tenemos a los partidos nuevos –Podemos, Ciudadanos, UPyD, Equo, PLib, etc.–, cuya credibilidad es mayor por el simple hecho de no haber robado a manos llenas como han hecho los primeros.
Al convivir dos dicotomías, izquierda-derecha y casta-renovación, la consecuencia lógica es ir a cuatro actores principales. Pero esto no quiere decir que los dos actores de la “renovación” vayan a ser siempre los mismos. Si bien el cambio en los actores principales de la casta (PP y PSOE) es muy complicado y requiere de mucho tiempo, el cambio de los de la renovación (actualmente Podemos y Ciudadanos) se puede dar en cualquier momento. Y esto es algo que hemos comprobado en los últimos meses con el despegue y desinfle de Podemos. Por tanto, si los dos nuevos actores quieren mantener posiciones protagonistas, tendrán que trabajar mucho para ello y, sobre todo, hacer hincapié en lo que les diferencia de PP y PSOE.

¿Consideras que algún partido ocupa hoy realmente el centro del tablero político en España, con propuestas que puedan ilusionar a ciudadanos de distintas ideologías?

Sí. Sin duda, UPyD. Y me dirás “las encuestas dicen lo contrario respecto a esa ilusión”… Y te diré que tienes toda la razón, pero porque la ilusión no solo la generan las propuestas. Me explico. UPyD recibe continuamente reconocimiento desde todos los ámbitos ideológicos por su trabajo y sus propuestas, por su seriedad, por su ejemplaridad…, pero no recibe un número determinante de votos. ¿Por qué? Por su dirección. No por sus propuestas, no por su trabajo, no por su posición en ese centro del tablero. Y esa sola clave, esa mala dirección, ese fatal liderazgo, hace que el reconocimiento a todo su trabajo no se traduzca en votos.

¿Cómo valoras el presente de UPyD? ¿Tiene futuro por delante?

El presente hasta el día 24 es muy complicado. UPyD tiene unos candidatos magníficos, profesionales que vienen con los deberes hechos y muy bien hechos, pero que piden el voto a una población en la que pesan sobremanera los líderes de los partidos. Muchos de esos magníficos candidatos no conseguirán poder representar a sus vecinos única y exclusivamente porque sus siglas están ligadas a un rostro que genera rechazo. UPyD sigue siendo para muchos “el partido de Rosa Díez”, y Rosa Díez cae mal a la inmensa mayoría de los votantes. No hay más que ver las encuestas de valoración: está al nivel de Rajoy, muy por debajo de Iglesias, Sánchez, Garzón o Rivera. Muchos antiguos votantes del PP no le perdonan que fuera del PSOE, muchos antiguos votantes del PSOE no le perdonan que lo abandonara y muchos nuevos votantes no le perdonan que lleve 36 años en cargos de representación. Ante semejante panorama, ¿por qué sigue al frente?
Y respecto al futuro, sí, sin duda UPyD tiene futuro. Tiene, mejor dicho, la oportunidad de tener un gran futuro. La dirección ha anunciado para el próximo mes de junio un congreso extraordinario. Si los afiliados eligen en el mismo un cambio de liderazgo y una democratización del partido, conseguirán relanzar su proyecto y ser, de una vez por todas, determinantes.

¿Cuál consideras que debiera haber sido la estrategia del Consejo de Dirección de UPyD desde las elecciones europeas del pasado año, cuando ya se empezó a advertir un retroceso en su crecimiento? ¿Qué explica que hoy este partido parezca haber cedido su espacio a otras alternativas emergentes?

Las elecciones europeas dejaron claras dos cosas: que UPyD no estaba capitalizando el descontento social y que otro partido entraba con fuerza en su espectro ideológico. La dirección debería haber tomado nota de ambas y actuado en consecuencia, en vez de ignorarlas como hizo. Era entonces cuando debían haber convocado el congreso extraordinario y planteado, como mínimo, dos cuestiones: ¿cambiamos a la portavoz? ¿Vamos a municipales y autonómicas en coalición con Ciudadanos? Y dejar que los afiliados y simpatizantes decidieran.
La explicación de por qué Ciudadanos está ilusionando a antiguos votantes de UPyD la comentábamos en la pregunta anterior. Empaticemos un poco. No todos los votantes tienen el mismo nivel de información que algunos de nosotros. No todos saben la ortodoxia con la que trabaja UPyD ni el pragmatismo con el que lo hace Ciudadanos. Muchos de ellos, muchísimos, simplemente se quedan con aquello que sus líderes les transmiten. Y, como decíamos hace un momento, Rosa Díez no transmite, no ilusiona, no gusta. Es cierto que los medios han ayudado sobremanera a su mala imagen, pero ese hecho no cambia la realidad. La inmensa mayoría de los votantes piensa que si UPyD y Ciudadanos no pactaron aquel 20 de noviembre de 2014 es porque Rosa no quería ceder un centímetro de poder. Esto no es cierto, ya que esas negociaciones nacieron muertas por ambas partes, pero es lo que los electores piensan. Y son ellos los que votan.

¿Quién sería para ti la persona ideal para liderar UPyD a partir del congreso extraordinario de junio?

El día antes del Consejo Político Nacional que siguió al fracaso de UPyD en las elecciones andaluzas, mandé una carta a todos los consejeros pidiéndoles que salvaran el gran proyecto que es UPyD del fracaso en las elecciones del día 24, cambiando a la portavoz del partido. Y les propuse a Irene Lozano. Les había preguntado cuántas veces habían escuchado aquello de “a mí me gusta UPyD, pero es que Rosa Díez…,” y les preguntaba después que cuántas habían escuchado aquello otro de “si estuviera esa otra chica, Irene Lozano...”. Yo, en mi ambiente, lo he escuchado infinidad de veces. Irene Lozano cae bien, ilusiona. Los ciudadanos la ven cercana, real, de la renovación y no de la casta. Además, la conocen, saben gracias a Jordi Évole las agallas con las que se ha enfrentado al mismísimo ministro de Defensa en el caso Zaida, y otros valoran su incansable trabajo parlamentario. Por cierto, la semana pasada le dieron el Premio Avizor a la diputada que más ha trabajado por el desarrollo y la lucha contra la pobreza en 2014. Creo, además, que representa el ala más progresista en UPyD y, ya en lo personal, te diré que ha sido la diputada por la que más representado me ha sentido durante toda la legislatura. En definitiva, espero que su candidatura a las primarias, Renovadores UPyD, consiga el apoyo de los afiliados y, juntos, puedan relanzar el proyecto.

Hasta ahora, con la prioridad puesta en las elecciones de este domingo, parece haberse paralizado el supuesto expediente a Irene Lozano que podría conllevar su expulsión de UPyD poco antes del congreso de junio. ¿Cómo valorarías que esta se pudiera llevar finalmente a cabo justo después por parte del actual Consejo de Dirección?

Lo veo inconcebible. Sería un suicidio. Un gesto inequívoco de que las intenciones de la dirección serían cerrar el partido. No creo que las bases de UPyD lo permitieran.

En caso de dejar de ser la portavoz de UPyD, ¿qué espacio piensas que debería ocupar Rosa Díez?

En la carta que mandé a los consejeros les decía textualmente: “Nadie le quita mérito a Rosa. Por supuesto, nadie le reprocha no haber defendido las ideas de UPyD. Tan solo le piden que siga defendiéndolas dando un paso atrás, dejando la portavocía con dignidad, altura de miras y solidaridad con sus compañeros de proyecto. Pasando a un segundo plano que reconozca su labor, pero no merme el número de votos, como una presidencia de honor, por ejemplo”. A día de hoy, tras su empecinamiento en mantenerse también para estas elecciones, a sabiendas de lo difícil que se lo ponía a todos los candidatos…, tengo sentimientos encontrados. Su tiempo ha pasado. UPyD tiene que dejar de ser “el partido de Rosa Díez” y ser, de una vez por todas, UPyD.

--------------------------------------------------------------------------------------

Días más tarde, la página web de la candidatura a las primarias de UPyD, Renovadores UPyD, adaptó y publicó la entrevista también. Para lo que les dí un nuevo titular:




¿Cuál es el balance esencial que extraes de las elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo? 
Nos han deparado pluralidad y política por primera vez en muchos años. Parlamentos autonómicos y ayuntamientos acostumbrados a gobiernos de mayorías absolutas, en los que un partido hacía y deshacía sin dar cuentas ni explicaciones a nadie, se han visto, tras el 24-M, con diversidad de agrupaciones y con la obligación para todas de hacer política, de pactar, de llegar a acuerdos. Se acabó el caciquismo como norma general. Se acabó la soberbia como forma de gobierno. Ahora toca hacer política de verdad.

¿Caminamos definitivamente hacia el fin del bipartidismo?
El fin del bipartidismo ya ha llegado en varias franjas de edad, por lo que sí podemos decir que caminamos hacia él. Ahora bien, el camino es largo y la marcha lenta. Entre los mayores de 65 años, el bipartidismo sigue estando fuertemente arraigado y cambiarlo aún nos costará mucho esfuerzo. Yo creo que fueron dos actores los que iniciaron el fin del régimen del 78: el 15-M en las calles y UPyD en las instituciones. La entrada de Rosa Díez en el Parlamento en 2008 fue la primera grieta en un sistema de bipartidismo imperfecto apoyado, cuando no tenía mayoría, en partidos nacionalistas. El fenómeno histórico del 15-M, por su parte, generalizó ese rechazo al sistema de élites extractivas y consiguió “despertar” a muchísima gente. De ambos comienzos hace ya años, pero de ambos hemos conseguido muchos frutos como sociedad. El cambio ahora, aunque lento, es imparable… Y si lo que quieres es que me moje más y te dé fechas (risas), te diré que ya en las Navidades de 2011, tras los recortes a funcionarios y pensionistas y la subida del IRPF, anuncié que la siguiente legislatura sería un Gobierno de coalición de PP-PSOE para mantenerse cuatro años más y, por fin, tras ella, se daría el final del bipartidismo. El tiempo ha ido demostrando que no iba muy desencaminado. Ojalá me equivoque y no tengamos que pasar por esa última legislatura PPSOE.

¿Está llegando un cuatripartidismo o, a la larga, no pueden convivir sin desgastarse dos grandes partidos a la derecha y a la izquierda? 
La clave es que la dicotomía ha cambiado para grandes sectores de la población. La separación derecha-izquierda pervive en las franjas de mayor edad, pero, entre los jóvenes, la división más importante ya no es esa, sino la que forman los partidos del régimen del 78 y los partidos del siglo XXI. Los primeros –PP, PSOE, IU y nacionalistas– representan el sistema clientelar, aquel que tan bien definen Acemoglu y Robinson en su obra de lectura obligada Why nations fail. Gobiernan por y para sí. Usan el poder única y exclusivamente para su beneficio y el de “los suyos”, detrayendo rentas del conjunto de la población. Es lo que se conoce como élite extractiva; Por otra parte, tenemos a los partidos nuevos –Podemos, Ciudadanos, UPyD, Equo, PLib, etc.–, cuya credibilidad es mayor por el simple hecho de no haber robado a manos llenas como han hecho los primeros.
Al convivir dos dicotomías, izquierda-derecha y casta-renovación, la consecuencia lógica es ir a cuatro actores principales. Pero esto no quiere decir que los dos actores de la “renovación” vayan a ser siempre los mismos. Si bien el cambio en los actores principales de la casta (PP y PSOE) es muy complicado y requiere de mucho tiempo, el cambio de los de la renovación (actualmente Podemos y Ciudadanos) se puede dar en cualquier momento. Y esto es algo que hemos comprobado en los últimos meses con el despegue y desinfle de Podemos. Por tanto, si los dos nuevos actores quieren mantener posiciones protagonistas, tendrán que trabajar mucho para ello y, sobre todo, hacer hincapié en lo que les diferencia de PP y PSOE.

¿Consideras que algún partido ocupa hoy realmente el centro del tablero político en España, con propuestas que puedan ilusionar a ciudadanos de distintas ideologías?
Sí. Sin duda, UPyD. Y me dirás “los resultados del 24M dicen lo contrario respecto a esa ilusión”… Y te diré que tienes toda la razón, pero porque la ilusión no solo la generan las propuestas. Me explico. UPyD recibe continuamente reconocimiento desde todos los ámbitos ideológicos por su trabajo y sus propuestas, por su seriedad, por su ejemplaridad…, pero no recibe un número determinante de votos. ¿Por qué? Por su dirección. No por sus propuestas, no por su trabajo, no por su posición en ese centro del tablero. Y esa sola clave, esa mala dirección, ese fatal liderazgo, hace que el reconocimiento a todo su trabajo no se traduzca en votos.

¿Cómo valoras la situación actual de UPyD? ¿Tiene futuro por delante? 
La situación hasta el día 24 ha sido muy complicada. UPyD tenía unos candidatos magníficos, profesionales que venían con los deberes hechos y muy bien hechos, pero que pedían el voto a una población en la que pesan sobremanera los líderes de los partidos. La mayoría de esos magníficos candidatos no consiguieron poder representar a sus vecinos única y exclusivamente porque sus siglas están ligadas a un rostro que genera rechazo. UPyD sigue siendo para muchos “el partido de Rosa Díez”, y Rosa Díez cae mal a la inmensa mayoría de los votantes. No hay más que ver las encuestas de valoración: está al nivel de Rajoy, muy por debajo de Iglesias, Sánchez, Garzón o Rivera. Muchos antiguos votantes del PP no le perdonan que fuera del PSOE, muchos antiguos votantes del PSOE no le perdonan que lo abandonara y muchos nuevos votantes no le perdonan que lleve 36 años en cargos de representación. Ante semejante panorama, ¿por qué seguir al frente ante las pasadas elecciones?
Respecto al futuro, sí, sin duda UPyD tiene futuro. Tiene, mejor dicho, la oportunidad de tener un gran futuro. La dirección ha anunciado para el próximo 11 de julio un congreso extraordinario. Si los afiliados eligen en el mismo un cambio de liderazgo y una democratización del partido, conseguirán relanzar su proyecto y ser, de una vez por todas, determinantes.

¿Cuál consideras que debiera haber sido la estrategia del Consejo de Dirección de UPyD desde las elecciones europeas del pasado año, cuando ya se empezó a advertir un retroceso en su crecimiento? ¿Qué explica que hoy este partido parezca haber cedido su espacio a otras alternativas emergentes? 
Las elecciones europeas dejaron claras dos cosas: que UPyD no estaba capitalizando el descontento social y que otro partido entraba con fuerza en su espectro ideológico. La dirección debería haber tomado nota de ambas y actuado en consecuencia, en vez de ignorarlas como hizo. Era entonces cuando debían haber convocado el congreso extraordinario y planteado, como mínimo, dos cuestiones: ¿cambiamos a la portavoz? ¿Vamos a municipales y autonómicas en coalición con Ciudadanos? Y dejar que los afiliados y simpatizantes decidieran.
La explicación de por qué Ciudadanos está ilusionando a antiguos votantes de UPyD la comentábamos en la pregunta anterior. Empaticemos un poco. No todos los votantes tienen el mismo nivel de información que algunos de nosotros. No todos saben la ortodoxia con la que trabaja UPyD ni el pragmatismo con el que lo hace Ciudadanos. Muchos de ellos, muchísimos, simplemente se quedan con aquello que sus líderes les transmiten. Y, como decíamos hace un momento, Rosa Díez no transmite, no ilusiona, no gusta. Es cierto que los medios han ayudado sobremanera a su mala imagen, pero ese hecho no cambia la realidad. La inmensa mayoría de los votantes piensa que si UPyD y Ciudadanos no pactaron aquel 20 de noviembre de 2014 es porque Rosa no quería ceder un centímetro de poder. Esto no es cierto, ya que esas negociaciones nacieron muertas por ambas partes, pero es lo que los electores piensan. Y son ellos los que votan.

¿Quién sería para ti la persona ideal para liderar UPyD a partir del Congreso Extraordinario del 11 de julio?   
El día antes del Consejo Político Nacional que siguió al fracaso de UPyD en las elecciones andaluzas, mandé una carta a todos los consejeros pidiéndoles que salvaran el gran proyecto que es UPyD del fracaso en las elecciones del día 24, cambiando a la portavoz del partido. Y les propuse a Irene Lozano. Les había preguntado cuántas veces habían escuchado aquello de “a mí me gusta UPyD, pero es que Rosa Díez…,” y les preguntaba después que cuántas habían escuchado aquello otro de “si estuviera esa otra chica, Irene Lozano…”. Yo, en mi ambiente, lo he escuchado infinidad de veces. Irene Lozano cae bien, ilusiona. Los ciudadanos la ven cercana, real, de la renovación y no de la casta. Además, la conocen, saben gracias a Jordi Évole las agallas con las que se ha enfrentado al mismísimo ministro de Defensa en el caso Zaida Cantera. Valoran su incansable trabajo parlamentario. Por cierto, hace unos días le dieron el Premio Avizor a la diputada que más ha trabajado por el desarrollo y la lucha contra la pobreza en 2014. Creo, además, que representa el ala más progresista en UPyD y, ya en lo personal, te diré que ha sido la diputada por la que más representado me ha sentido durante toda la legislatura. En definitiva, espero que su candidatura a las primarias consiga el apoyo de los afiliados y, juntos, puedan relanzar el proyecto. En política se necesita democracia, trabajo e ilusión, Renovadores UPyD representa esas 3 claves.

Tras anunciar que dejará de ser la portavoz de UPyD, ¿qué espacio piensas que debería ocupar Rosa Díez?
En la carta que mandé a los consejeros les decía textualmente: “Nadie le quita mérito a Rosa. Por supuesto, nadie le reprocha no haber defendido las ideas de UPyD. Tan solo le piden que siga defendiéndolas dando un paso atrás, dejando la portavocía con dignidad, altura de miras y solidaridad con sus compañeros de proyecto. Pasando a un segundo plano que reconozca su labor, pero no merme el número de votos, como una presidencia de honor, por ejemplo”. A día de hoy, tras su empecinamiento en mantenerse también para estas elecciones, a sabiendas de lo difícil que se lo ponía a todos los candidatos…, tengo sentimientos encontrados. Su tiempo ha pasado. UPyD tiene que dejar de ser “el partido de Rosa Díez” y ser, de una vez por todas, UPyD.

Entrevista realizada por Miguel Ángel Malavia
Foto de cabecera: Sofía Fernández para Revista Magna

Gracias a todos por leer, y si te ha gustado, no te olvides de compartirlo en tus redes sociales.

martes, 31 de marzo de 2015

Ni el pie en el acelerador, ni el grito en el cielo

Carta certificada de la Comunidad de Madrid. Horror. ¿Qué querrán esta vez? Me va a costar dinero, fijo. "Notificación de denuncia e incoación de expediente sancionador". Me cag...!%@$#€! "100€" Pero si yo... "Circular a 77km/h. Límite 70km/h" Serán €%!#@. 77km/h. ¿Qué carajo puede pasar a 77km/h? "Documentación complementaria" La foto de la culata de mi coche. 5 carriles. ¿Dónde es esto? "Multa Radar C. Lim 70km/h. Lugar M-30" Los @&!*% túneles. A 70 en una calle de 5 carriles. Sólo lo hacen para recaudar. Para luego repartírselo en sobres. Ahora mismo los pongo a parir en Twitter.

Y hasta aquí el minuto en mi cabeza, y en la de muchos en mi lugar. Ese que va desde que recibes la carta hasta que abres Twitter para quejarte. Pero entonces, y por si acaso estaba hablando de más y el radar sí que tenía sentido, antes de quejarme, pregunto:


Y es cuando Marta Serrano (Ingeniera de Caminos especializada en transporte) y Adrián Fernández (Ingeniero Técnico de Obras Públicas especializado en transporte urbano) me explican el porqué de ese límite de velocidad a 70km/h en los túneles de la M-30 y el porqué de ese radar.

"La velocidad límite en cualquier carretera está supeditada a la seguridad de la vía; concretamente, al ser un túnel, los requisitos para garantizar la circulación en condiciones de comodidad y seguridad son mayores. En toda carretera se debe asegurar la Distancia de Visibilidad de Parada (DVP), es decir, que si hay un objeto inmovilizado en la vía, el vehículo debe ser capaz de detenerse aun yendo a la velocidad máxima autorizada. En los túneles como este, en la M30, la corta distancia a los muros, sin apenas arcén, supone que la DVP sea muy baja en algunos puntos, lo que restringe la posibilidad de límites de velocidad mayores. A 70km/h la normativa indica que el vehículo debe tener mínimo 100 metros de visibilidad para poder frenar. A 80km/h se iría a 120m.

Incluso en zonas con varios carriles, las curvas, las incorporaciones o las bifurcaciones, cuyos carriles de acceso se encuentran muy cercanos entre sí, hacen que esta DVP se quede en muy pocos metros. Por ejemplo, en la siguiente imagen el conductor debe ser capaz de poder parar si nada más girar o nada más salir del túnel existiera una retención de tráfico." Me explican.



¿Y qué hago yo ante semejante explicación irrefutable? Pues pagar mi multa (50€ por pronto pago) y, sobre todo, dejar de estar enfadado. Me han multado, ok, pero lo han hecho con razón. Tiene una explicación seria y real. No me siento estafado. Y aquí viene la clave. Que ya no me siento estafado cuando hasta hace nada sí me sentía así. Pues bien apliquemos este sencillo ejemplo. En dos frentes.

1. Señores de las AAPP, igual que me mandan una foto para demostrarme que es mi coche, mándenme una pequeña explicación de porqué me han multado, de porqué es necesario ese radar y porqué se me debe penalizar por ir a 77km/h, de porqué estoy poniendo en peligro mi integridad física y la de los demás al ir a esa velocidad. Es tan sencillo como incluir dos pequeños párrafos en la documentación complementaria. Por ejemplo en la parte de atrás del folio que lleva la imagen de mi coche. Parece un cambio sin importancia, pero evita cabrear al ciudadano. No cuesta nada, y frena el continuo desgaste de la relación entre la población y las instituciones.

2. Ciudadanos (me incluyo), procuremos informarnos un poco antes de poner el grito en el cielo. Quejarse está bien (yo os animo a hacerlo constantemente), pero hacerlo sin los mínimos conocimientos a veces significa ponernos en evidencia.

viernes, 27 de marzo de 2015

Carta abierta a los miembros del Consejo Político de UPyD

Mañana es el día, mañana tenéis en vuestras manos la capacidad de decidir si queréis que UPyD lidere el cambio político en España o si preferís condenarlo a la irrelevancia. Ya no hay excusas, ya no podéis decir que las encuestas están manipuladas o que los medios "no nos sacan". El domingo votó la CCAA más poblada de España y ni se planteó UPyD. Menos de 2 de cada 100 votantes lo hicieron. 114.000 de los que hace 10 meses votaron magenta dejaron de hacerlo, el 60%. Algo falla. Todo falla. Y o se cambia mañana, o el resultado andaluz se repite el 24 de mayo en las locales y autonómicas y en noviembre en las generales.

No lo permitáis. No os resignéis. Es muchísimo lo que podéis decidir mañana. No infravaloréis UPyD. UPyD no es solo un partido, ni unas siglas, ni una líder. Si solo fuera eso, sinceramente, daría igual. Pero es que es MUCHO más:

UPyD es un gran proyecto. UPyD es integridad, formación y seriedad. UPyD son sus ideas y el respaldo de los hechos, el haberlas defendido en las instituciones y fuera de ellas, a ultranza. UPyD es traer inclusividad a las instituciones, es acabar con la élite extractiva, es reforzar el Estado de Derecho, es mejorar la democracia, es garantizar la igualdad de oportunidades y el Estado del Bienestar, es desarrollar las condiciones necesarias para el progreso de la sociedad, para la mejora del nivel de vida de los ciudadanos.

Sentíos orgullosos de haber formado parte de este proyecto, como yo lo estoy de haberos votado, y sed valientes para relanzarlo.

Dicen que en política no basta con tener razón, sino que te la tienen que dar. Adaptad el proyecto a los ciudadanos. Hacedlo atractivo para ellos. Atended sus demandas. No basta con tener el mejor programa y ser el que mejor lo ha cumplido. Se necesita un buen líder. Un rostro que atraiga, que caiga bien, que ilusione. Los últimos procesos electorales han dejado esto más claro que nunca. ¿Cuántos de los españoles que votaron a Podemos en las europeas se leyeron su programa? Pero todos reconocieron la cara de Pablo Iglesias en la papeleta. ¿Cuántos de los andaluces que votaron el domingo a Ciudadanos conocían a Juan Marín? Pero todos saben quién es Albert Rivera. ¿Cuántas veces habéis escuchado aquello de "es que Rosa Díez..." cuando habéis propuesto votar a UPyD? Yo muchas. ¿Cuántas os han respondido "es que la propuesta X..."? Yo prácticamente nunca.

Nadie le quita mérito a Rosa. Por supuesto nadie le reprocha no haber defendido las ideas de UPyD. Tan solo le piden que siga defendiéndolas dando un paso atrás, dejando la portavocía con dignidad, altura de miras y solidaridad con sus compañeros de proyecto. Pasando a un segundo plano que reconozca su labor, pero no merme el número de votos, como una presidencia de honor, por ejemplo.

Plantearos cuál es la alternativa. Preguntaros cómo van a ver los ciudadanos normales - aquellos que no están tan extremadamente informados como vosotros - un Consejo Político Extraordinario tras el fracaso andaluz en el que no se cambia nada.

Muchos diréis "¿Cómo vamos a poner a una gestora a 2 meses de las autonómicas y locales?", y yo os diré que seguís viendo el problema desde dentro. Al ciudadano medio no le importa que haya una gestora, le importa el líder, el rostro, el portavoz. Las listas para las elecciones del 24 de mayo ya están hechas. Los candidatos elegidos por primarias. No tratemos a las formaciones locales y autonómicas como niños. No es tan grave que estén capitaneadas por una gestora en vez de por un CD mermado en un 43%. Lo grave sería que tanta gente fundamental en aytos y CCAA pagaran el hecho de que los ciudadanos no conectan con Rosa Díez.

Otros diréis "Pero si no es Rosa, ¿quién?". ¿Quién debe ser el/la portavoz durante los 3 meses de la gestora? Y yo os propongo a Irene. Porque es conocida y porque cae bien. Os vuelvo a preguntar ¿Cuántas veces habéis oído aquello "si estuviera esa otra chica, Irene Lozano..."? Además le respaldan 3 largos años de trabajo parlamentario.

Y finalmente otros os preguntaréis "¿Y qué hay de la coalición con Ciudadanos?" y yo os pediré que asunto tan importante dejéis que sean los afiliados y simpatizantes quienes lo decidan, después de las elecciones (sinceramente no creo que para las de mayo de tiempo siquiera a plantearse este tema).

En vuestra mano está salvar este proyecto, que como os explicaba arriba es solo un medio para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Esperamos mucho de vosotros. Sed valientes. No nos falléis.

sábado, 14 de marzo de 2015

Los 5 puntos de UPyD Andalucía

  1. Transparencia absoluta. (Publicar todos los gastos de dinero público en Internet: Empleados, sueldos, responsabilidades. Subvenciones, importes, motivos, controles. Contratos, licitaciones. Etc.)
  2. Fin del despilfarro y el enchufismo. (Fusión aytos - Ahorro 1.264 millones, Eliminar duplicidades como Defensor del pueblo, embajadas, consejo consultivo, 2do canal TV y radio, diputaciones, mancomunidades etc. Eliminar privilegios políticos como pensiones, coches oficiales, dietas, combinación de salarios, aforamiento etc. Crear oficina para que ciudadanos puedan denunciar de forma anónima malas prácticas de las AAPP)
  3. Eliminar la pobreza. (Bono social electricidad, gas, agua y transporte para familias más vulnerables. Prestación 100€/mes por hijo y comedores en los colegios. Sanidad pública de gestión pública. Dependencia. Alquileres sociales de la VPO)
  4. Más democracia. (Ley electoral proporcional, listas desbloqueadas, ILPs con 10.000 firmas, etc.)
  5. Mejor educación. (Gratuita también de 0 a 3 años. Blindar presupuestos. Bilingüe. Evaluaciones externas. Competencia estatal)
Puedes saber más en el resumen del programa de UPyD Andalucía y compartir estos 5 puntos en Twitter o Facebook.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Resumen del programa de UPyD para las andaluzas de 2015

Lo mínimo que podemos hacer los ciudadanos de cara a unas elecciones es informarnos sobre lo que han hecho y lo que proponen hacer los diferentes partidos que se presentan a las mismas. Para facilitar un poco dicha tarea, en este post os intentaré resumir el programa de UPyD para las elecciones al Parlamento de Andalucía, añadiendo al final alguna de las cosas que ya han hecho en esa, mi segunda tierra.

Propuestas

Sobre transparencia:
  • Publicar en Internet:
    • Información sobre todos los puestos de trabajo del personal eventual de la Junta, los ayuntamientos y las empresas públicas.
    • Los informes de la Cámara de Cuentas.
    • Las subvenciones. Reflejando claramente el emisor, el receptor, el fin de la subvención y los mecanismos de control para su correcto uso, independientemente de la cuantía de las mismas.
    • Una base de datos de todas las contrataciones y convenios de las AAPP, independientemente de su cuantía.
    • Un registro público de ausencias justificadas e injustificadas de los cargos electos tanto a plenos como a comisiones.
    • Todas percepciones dinerarias, por todos los conceptos (no solo el sueldo) de todos los cargos electos y de libre designación. 
Sobre despilfarro de dinero público:
  • Fusionar los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes, reduciendo el número total en 607 (79%) y el nº de concejales en 5.561 (62%); La medida supondría un ahorro directo de 1.264 millones de euros al año.
  • Reducir las 11 Consejerías actuales a sólo 8
  • Integrar la Cámara de Cuentas de Andalucía en el Tribunal de Cuentas nacional. (Mientras tanto despolitizarla y dotarla de medios y de poder sancionador)
  • Prohibir las campañas de publicidad institucional de promoción de la administración.
  • Eliminar la figura del delegado provincial de cada consejería (un único Delegado de la Junta por provincia).
  • Suprimir el Defensor del Pueblo Andaluz (ya hay Defensor del Pueblo nacional), el Consejo Consultivo (hay Consejo de Estado) y el Consejo Audiovisual de Andalucía.
  • Prohibir las inversiones sin viabilidad financiera.
  • Suprimir los entes públicos que no sean imprescindibles.
  • Fijar mediante ley techos de gasto y endeudamiento
  • Suprimir subvenciones que no tengan carácter social. Vigilancia estricta y negación para los que no justifiquen las anteriormente recibidas. Límite de las subvenciones del 25% del presupuesto de la fundación, asociación, etc. 
  • Suprimir subvenciones directas a las aerolíneas low cost.
  • Suprimir subvenciones culturales a medios de comunicación.
  • Unificar el Centro Andaluz del Flamenco, el Instituto Andaluz del Flamenco y la Agencia Andaluza del Flamenco.
  • Vender el segundo canal de Canal Sur. Quitar la publicidad. Quitar cualquier contenido que no sea información, cultura, deportes minoritarios o de interés general. Lo mismo para la radio.
Sobre separación de poderes y prevención de la corrupción y el enchufismo:
  • Crear una Oficina de Ética de las Administraciones Públicas, independiente y vinculada a la Fiscalía Anticorrupción y a la Oficina del Defensor del Pueblo, para la gestión, tratamiento y resolución de las comunicaciones enviadas de forma confidencial por los ciudadanos sobre malas prácticas de las administraciones. 
  • Los directores generales deberán ser funcionarios de carrera para garantizar y reforzar su independencia.
  • Eliminar los puestos de libre designación por debajo del nivel 22; limitarlos a 8 años; y asimilar sus retribuciones a las de los funcionarios.
  • Los cargos públicos no podrán invertir en empresas con financiación pública.
  • Establecer un máximo de 12 años en un cargo público.
  • Prohibir trabajar para empresas de un determinado nivel de contratación con la administración en los 2 años siguientes a dejar el cargo público.
  • Prohibir a los altos cargos la contratación de sus familiares de hasta 2º grado.
  • Realizar una auditoría de los efectivos reales de la administración andaluza y las funciones que desempeñan, incluyendo órganos adscritos, fundaciones y agencias.
  • Prohibir contrataciones de menos de 1 año en toda la administración andaluza y órganos adscritos, salvo casos de urgente necesidad debidamente motivados.
  • En contratación pública: publicar en internet toda la información necesaria, la planificación de las licitaciones y un registro de contratistas. Una misma empresa no podrá hacer más de 12.000€ en contratos menores con una misma administración en un mismo año.
  • Crear cuerpo de interventores e inspectores de la Junta para auditar el gasto público. Acceso mediante oposición.
Sobre democracia:
  • Reducir el número de firmas requerido para presentar una ILP de las 40.000 actuales a 10.000 y quitar el derecho de la Mesa del Parlamento a rechazar su tramitación parlamentaria.
  • Reformar la ley electoral andaluza
    • Asignar una parte de los escaños en circunscripciones provinciales y otra en una circunscripción única para toda Andalucía, para una mayor proporcionalidad.
    • Listas desbloqueadas.
    • Eliminar las subvenciones a partidos para el envío de propaganda y publicidad electoral, sobre y papeletas.
Sobre educación:
  • Blindar presupuestos de esta partida.
  • Eliminar la promoción automática de los alumnos que no hayan alcanzado objetivos.
  • Establecer un período de formación práctica en la empresa privada para todos los ciclos de educación secundaria.
  • Reconocimiento oficial de autoridad pública al profesorado.
  • Evaluaciones externas de los centros y publicación de los resultados. Dotar a los mismos de autonomía en función de dichos resultados.
  • Garantizar el acceso a la educación infantil y velar porque sirva para preparar para la educación primaria, que no sea sólo asistencial.
  • Educación gratuita de 0 a 3 años.
  • Programas de bilingüismo
  • Establecer el inglés como lengua de uso común y obligatorio en la Universidad.
  • Eliminar la segregación por sexo en los colegios.
  • Comedores escolares en los centros de infantil y primaria.
  • Incluir materias orientadas a infundir el espíritu empresarial entre sus objetivos.
Sobre los privilegios de los políticos:
  • Reformar el Estatuto de Autonomía para eliminar el aforamiento de los Diputados del Parlamento andaluz.
  • Suprimir las dietas por alojamiento durante las vacaciones a los Diputados del Parlamento andaluz y quitar el "suplemento para vivienda" a aquellos que ya tengan una vivienda en Sevilla.
  • Equiparar prestaciones por desempleo y años de cotización para la jubilación de los diputados autonómicos a los del resto de trabajadores.
  • Prohibir cobrar más de un salario a la vez de las AAPP o entes vinculados o subvencionados por éstas.
  • Eliminar las "dietas por asistencia" cambiándolas por facturas de gastos.
  • Eliminar todos los coches oficiales menos el del Presidente de la Junta, Consejeros y Delegado de la Junta en cada provincia.
Sobre otras cuestiones:
  • Legalizar los clubes sociales de cannabis en Andalucía.
  • Plan de RRHH en Sanidad que despolitice puestos directivos y los reduzca, que establezca incentivos por eficiencia, % de éxito terapéutico, etc. y que penalice el absentismo.
  • Bono social que subvencione parte de la factura de electricidad, gas o agua de las familias más vulnerables.
  • Bonos social de transporte para parados de larga duración y familias en situación de renta mínima.
  • Elevar al 10% la cuota de reserva de empleo para personas con discapacidad en las AAPP.
  • Eliminar las subvenciones a fondo perdido a los emprendedores y sustituirlas por avales y préstamos sin intereses o con intereses bonificados y los necesarios años de cadencia.
  • Revisar los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones para evitar discriminaciones respecto de otras CCAA.
  • Dos cursos de FPpE al año por ciudadano, que podrá usar libremente entre la oferta privada o pública.
  • Liberalizar horarios de apertura del pequeño y mediano comercio en domingos y festivos.
  • Aumentar del 15% al 25% la deducción por alquiler a menores de 35 años.
  • Dedicar la VPO exclusivamente al alquiler.

Peticiones al Estado desde el Parlamento de Andalucía y propuestas estatales

  • Hacer una revisión urgente de duplicidades administrativas y cerrar el reparto de competencias entre Estado y CCAA.
  • Suprimir Diputaciones y Mancomunidades.
  • Establecer condiciones para los rescates autonómicos.
  • Eliminar los sistemas forales.
  • Armonizar en todas las CCAA el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.
  • Aumentar la representatividad en la Ley Electoral mediante la prima de escaños. Listas desbloqueadas.
  • Ley para la protección al denunciante de corrupción, fraude, abuso o despilfarro.
  • Extender la competencia de interventores y tesoreros a empresas y entes públicos en los que los Ayuntamientos tengan al menos un 20% de participación. Paralizar los expedientes en el caso de informe desfavorable de los interventores. Darles medios y verdadero poder controlador. Devolverles sus funciones de fiscalización de la legalidad de las actuaciones municipales.
  • Establecer un rango salarial para cargos públicos, en función de la responsabilidad y el tamaño de la población.
  • Pacto de Estado en materia de educación; devolver la competencia.
  • Aumentar la edad de educación primaria hasta los 14 y aumentar el bachillerato de los 14 a los 18. Instaurar una prueba de nivel en 2º de bachillerato (actual 4º ESO) para la obtención del Título de Graduado en ESO.
  • Beneficios fiscales a las actividades de I+D de PyMEs y autónomos.
  • Pacto de Estado en Sanidad; devolver la competencia. Mientras tanto crear una tarjeta sanitaria única y una central de compras; y establecer un catálogo de prestaciones y cartera de servicios.
  • Legalización del cannabis.
  • Prestación universal de 100€/mes por cada hijo/a a cargo.
  • Incluir la Ley de Dependencia entre las competencias del Estado en materia de Seguridad Social.
  • Protección policial para quien denuncie violencia doméstica. Detener a los denunciados solo en los supuestos que marca el Derecho Penal ordinario.
  • Ley de segunda oportunidad para quiebras de autónomos y pymes.
  • Contrato único indefinido con mochila austriaca.
  • Devolver al Estado la competencia en Justicia.
  • Supresión de las tasas judiciales.
  • Equiparar el salario de Policía y Guardia Civil con el de la policía autonómica.
  • Crear un delito específico de prevaricación cuando se aprueben cambios de clasificaciones de suelo arbitrarias o infundadas.
  • Finalizar A-32 entre Úbeda y Albacete; y A-7 entre Motril y Almería.

Acciones que ya ha llevado a cabo UPyD en Andalucía

  • Han recogido 58.000 firmas y presentado una ILP al Parlamento andaluz para reformar la injusta ley electoral andaluza.
  • Han presentado un plan de empleo para Andalucía con 66 medidas urgentes para el “Pacto por Andalucía”.
  • Han presentado un plan de fusión de municipios que permitiría un ahorro de 1.260 millones de euros para los andaluces (Vídeo de UPyD Galicia explicando misma propuesta).
  • Han presentado una batería de propuestas para la Ley de Transparencia.
  • Han presentado otras iniciativas, solicitado comisiones de investigación y comparecencias urgentes, así como exigido a los diputados que devolvieran las 'dietas por alojamiento' recibidas en los meses de vacaciones.
  • Han denunciado a la Junta y a UGT por el caso de las facturas falsas.
  • Han llevado a los tribunales a los directivos de Caja Granada.
  • Se han personado en el Caso EDU.
  • Han llevado a Fiscalía las tarjetas opacas de las cajas andaluzas y de la Universidad de Cádiz.

Puedes leer el programa completo (72 páginas) aquí.