miércoles, 6 de mayo de 2020

En el centro está la virtud


Si hace sólo 3 días me quejaba de los ‘tiempos de política ficción’ que vivimos, hoy me alegra volver a escribir para resaltar un episodio de política real. Frente a la amenaza del partido conservador de votar ‘no’ a la necesaria prórroga del Estado de Alerta (sin él no hay marco legal que permita restringir los movimientos y frenar los contagios), el resto de partidos no ultras se ha movilizado para hacer política. Ciudadanos, PNV y CC han llegado a sendos acuerdos con el Gobierno para, a cambio de una serie de medidas que consideraban clave, votar a favor de prórroga. Más País, PRC y Teruel Existe, igual. Esto es política real. Partidos que se sientan a negociar y acuerdan posiciones a cambio de medidas. Lo de los ultras nacionalistas de Vox, ERC, JxCat, Bildu, BNG y la CUP es, como ya dijimos, política ficción. Orquestado rasgamiento de vestiduras. Sólo relato. Que el partido conservador les imite en vez de hacer política y ser útil es, cuanto menos, preocupante. Veremos a ver si los barones del PP siguen permitiendo este teatro infantil e irresponsable a Casado o, como parece que ya están intentando, le fuerzan a abandonarlo.

Una vez hecho este primer y pequeño análisis de la actualidad más reciente, permitidme que me centre en lo que realmente os quiero contar hoy: amigos/as, en el centro está la virtud. Por supuesto en todo en general, pero en la política española en particular. Me explico.

Las consecuencias de la política de bloques


Durante muchos años (y en estos momentos) en España ha imperado una férrea política de bloques. La izquierda y la derecha no pactan. No matter what. Y claro, esto genera tres graves consecuencias:

  1. La primera. Que pagaban el precio que hiciera falta a los nacionalistas periféricos para alcanzar la mayoría. Lo cual no sólo genera evidentes agravios comparativos entre regiones (ahí sigue el cupo vasco y el convenio navarro), sino también tensiones territoriales y reivindicaciones secesionistas (miren las consecuencias de la educación sesgada en Cataluña). ¿Estaríamos sufriendo el ‘procés’ sin todas estas concesiones a la CiU de Jordi Pujol a lo largo de los años?

  2. La segunda. Que trataban de controlar todas y cada una de las instituciones del Estado. Y esto es mucho más importante de lo que parece. Porque la instrumentalización de las instituciones por parte de los partidos genera el descrédito de éstas entre los ciudadanos. Y porque una democracia avanzada necesita instituciones independientes que se controlen mutuamente. Lo contrario nos lleva al capitalismo clientelar y ahonda ese descrédito. Esto es precisamente lo que nos llevó al 15M y su grito por una “democracia real”. ¿Me vais siguiendo?
    Pero es que, además, si dejamos de creer en las instituciones corremos el riesgo de acabar apoyando a partidos totalitarios que proponen su supresión, abogando básicamente por una autocracia. Y con esto vamos a la siguiente consecuencia:

  3. La tercera y más peligrosa. Si los bloques no son capaces de pactar entre ellos, pactarán con esos extremos totalitarios, haciéndoles concesiones y, por tanto, dañando nuestra democracia y nuestros derechos y libertades.

Las dos alternativas


Ok. Hemos comprobado que la política de bloques entraña graves riesgos, pero ¿cómo podríamos cambiarla? 

  • La primera y más sencilla opción sería convencer a los grandes partidos de cada bloque (PSOE y PP) para que se levanten el veto. Que mejor que pactar con ultras (sean los de Vox, sean los de ERC) se permitan el uno al otro gobernar en solitario. Esto ya pasó en octubre de 2016, con la abstención del PSOE para el segundo gobierno de Rajoy. Pero no se repitió el gesto por parte del PP ni en la propuesta de presupuestos de 2019 de Sánchez, ni en su investidura de 2019, ni en la de 2020.
  • La segunda y más complicada sería contar con un partido bisagra, de centro, nítidamente institucionalista, capaz de sumar lo suficiente para pactar con ambos bloques, quitando poder a los nacionalistas periféricos, frenando la instrumentalización de las instituciones y evitando que los extremos cojan el mínimo poder.


El centro a lo largo de los años


Esta solución del partido de centro se ha intentado ya varias veces. Pero no por ello deja ser absolutamente necesaria. ¿Las repasamos?

  • La UCD (Unión de Centro Democrático) consiguió liderar la transición y poner de acuerdo a personas que se profesaban verdadero odio. No lo tuvo nada fácil. La hoy reconocida figura de Adolfo Suárez en su día sufrió ataques furibundos desde todos los ángulos, hasta de su propio partido. Habiendo ganado la primera legislatura en 1979 con 157 escaños pasó a tan sólo 11 en la segunda, en 1982. Pero ahí queda su legado: España cuenta con una democracia plena y consolidada, por mucho que la política de bloques le genere fallos.
  • Siguió intentándolo CDS (Centro Democrático y Social), que en 1986 obtuvo 19 escaños y en 1989 14. No sirvieron para la investidura, pues el PSOE no necesitó pactar.
  • De 1993 a 2008 no hubo ningún partido de centro en el Congreso: En 1993 Felipe González tuvo que hacerse con el apoyo de CiU y PNV; En 1996 José María Aznar otra vez de CiU y PNV y esta vez también con el de CC; En el 2000 no le hizo falta porque tenía absoluta, pero CiU y CC le volvieron a apoyar; En 2004 José Luis Rodríguez Zapatero necesitó el apoyo de ERC, CC, BNG y la Chunta.
  • En 2008 volvió el centro gracias a UPyD (Unión, Progreso y Democracia), pero su único escaño no fue suficiente. Zapatero requirió la abstención de CiU, PNV, BNG, CC y NaBai. En 2011 pasó a 5 diputados, pero la absoluta de Mariano Rajoy los hizo innecesarios. Aún así, hicieron un gran trabajo centrista y regenerador, hasta que en 2014 empezaron a quedar fuera de juego y en 2015 se acabaron autoliquidando. (Todo esto último lo conté en su día aquí)
  • En 2015 Ciudadanos cogió el testigo y entró con 40 diputados en el Congreso. Y la negociación liderada por Jordi Sevilla y Luis Garicano propició el conocido como Pacto del Abrazo, en el que los 40 escaños de Cs se unían a los 90 del PSOE, posicionándose como primera fuerza del Congreso, pero aún a 46 escaños de la mayoría. El acuerdo entre la izquierda y el entonces centro rompía la política de bloques, pero la negativa de Podemos derivó en una repetición de elecciones que permitió a Rajoy seguir en la Moncloa.
  • En dicha repetición, ya en 2016, Ciudadanos obtuvo 32 escaños. Pactó esta vez con el PP a cambio de medidas muy similares a las pactadas con el PSOE unos meses antes, ejemplificando su papel de centro bisagra. La suma volvía a ser insuficiente, pero esta vez la abstención del PSOE hizo innecesaria la participación de los nacionalistas.
  • En 2018 Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, observa cómo crece en las encuestas a costa de un PP en caída libre y rompe su pacto con ellos. Pedro Sánchez, de nuevo líder del PSOE, aprovecha la oportunidad y presenta una moción de censura. Le ofrece a Rivera convocar elecciones a cambio de su apoyo. Éste se niega. Consigue finalmente el apoyo de todos los partidos menos de Cs, que vota no, y de CC, que se abstiene. Rivera no reconoce este recurso perfectamente legal y legítimo de la moción de censura y abandona la postura de respeto a las instituciones para comenzar a calificar al nuevo presidente como un ‘okupa’. Es sólo el principio de la larga deriva que emprendería Ciudadanos, desde su centrismo socioliberal de origen, hasta un conservadurismo con tintes nacionalpopulistas. El centro volvía a quedarse sin nadie que lo representara.
  • Sánchez, sin necesidad ya de convocar elecciones ante la negativa de Cs, forma un gobierno para agotar la legislatura. Viendo el cambio de rumbo de Rivera, lo utiliza para hacer guiños al electorado centrista, nombrando a Josep Borrell, Nadia Calviño o Pedro Duque. Pero a principios de 2019 Ciudadanos mantiene su derechización y decide no sentarse a pactar los presupuestos con el PSOE. Como Sánchez se niega a pactarlos con los secesionistas, única alternativa, el resultado no es otro que la convocatoria de elecciones.
  • El resultado de las elecciones de abril de 2019 es, por primera vez desde la primera legislatura, la oportunidad para que el centro vuelva al poder. Rivera podía desdecirse de su discurso conservador de los últimos meses y sumar sus 57 diputados a los 123 de Sánchez. España podría tener un gobierno de coalición de centro izquierda y centro derecha, apoyado por una holgada mayoría de 180 escaños, y que representara a una mayor parte del electorado. Podía... pero no quiso. Inexplicablemente Rivera decide que no va ni a reunirse con Sánchez. Ignora todas las peticiones que, desde muchos y diferentes ámbitos, le llegan. Se enroca. Sánchez vuelve a tener como única alternativa a los secesionistas, además de a Podemos. Se vuelve a negar a pactar con ellos. Volvemos a elecciones.
  • En noviembre Ciudadanos paga su total similitud con el PP, al que apoya en todas las CCAA y ayuntamientos incluso asumiendo pactos con la ultraderecha de Vox. Pierde más del 80% de sus escaños, quedándose en 10. Rivera dimite e Inés Arrimadas coge el mando. Para decepción del electorado centrista mantiene la derechización de Cs y se niega a pactar con Sánchez su investidura. Éste, frente a la alternativa de convocar unas terceras elecciones, acaba pactando con los secesionistas de ERC.
  • HASTA HOY. Arrimadas pacta con Sánchez su apoyo a otra prórroga del Estado de Alarma a cambio de una serie de medidas que Cs considera indispensables. Se levanta el veto a los partidos de izquierdas autoimpuesto en 2018. Cs rompe de nuevo la política de bloques.

Y ahora, ¿qué?


Todavía es pronto para cantar victoria. Ciudadanos sigue siendo un partido conservador y el centro sigue estando huérfano. Pero los gestos de Arrimadas durante esta crisis y el pacto de hoy podrían frenar la integración de Cs en el PP y alumbrar un nuevo Cs centrado. El hecho de que algunas de sus figuras más ultras hayan causado baja, como Juan Carlos Girauta, también ayuda. A ver si Marcos de Quinto sigue sus pasos. Pero ¿cómo podría ejemplificar realmente Ciudadanos su vuelta al centro? Con dos contundentes acciones:

  1. Rompiendo los pactos con la ultraderecha en aquellas CCAA y ayuntamientos en los que dependen de ella. Esta estrategia además de devolverles al centro les puede ser muy rentable, no olvidemos por ejemplo que se les ha ofrecido la alcaldía de Madrid y su gobierno en solitario a cambio del apoyo a Gabilondo en la Comunidad.
  2. Ofreciendo su predisposición a pactar los presupuestos. No sólo para conseguir varias de las medidas de su programa, sino también para condenar a los partidos secesionistas a la irrelevancia en el Congreso.

Y, para terminar. Si lo de hoy de Cs no fuera más que un espejismo, siempre quedará la posibilidad de un nuevo intento. Quizás así gente como Toni Roldán y Francisco de la Torre (centro), Edu Madina (centro izquierda) o Borja Sémper (centro derecha) puedan volver a la política. O Manuel Valls encuentre por fin su sitio. La clave es acabar con esta peligrosa y autodestructiva política de bloques. ¡A ello!

domingo, 3 de mayo de 2020

Tiempos de política ficción

De repente, nos hemos despertado inmersos en un capítulo de Black Mirror. Evidentemente por la pandemia y su consiguiente confinamiento, pero no sólo. También en el terreno político observamos cómo nuestros dirigentes han dejado de tomar decisiones y asumir la responsabilidad de sus puestos, para trabajar en aras de otra poderosa prioridad: el relato.

La verdad, el hecho, la decisión concreta, el voto en el Congreso, el BOE... todo lo importante, vaya, ha pasado a un segundo plano. Ahora importa el relato. Cómo se venda la historia. Cómo la recojan los generadores de opinión en sus tweets y columnas, y cómo la repitan hasta la saciedad sus respectivos electorados.

Si a esto le unimos las cámaras de eco, más desarrolladas que nunca gracias a whatsapp y las redes sociales, pronto constataremos que no sólo tenemos políticos-ficción, sino también ciudadanos-ficción. Nos encontramos cayendo por una pendiente resbaladiza y tremendamente peligrosa en la que los ciudadanos eligen ‘bando’ y comienzan a vivir en una realidad paralela, en un mundo imaginario en el que el relato de “los suyos” se convierte en su realidad, ignorando que hay otros relatos o negándolos como ‘fake news’ cuando les llegan.

Resbaladiza y peligrosa, sí. Porque va a más, cada vez más rápido, y porque el final de la pendiente es la deshumanización total de “los otros”. «Si no ‘ven’ mi realidad sólo tiene dos explicaciones, o son unos pobres ignorantes engañados, o son unos malvados manipuladores interesados. Los primeros deben ser ignorados condescendientemente. Los segundos, enfrentados». Este cambio de la realidad por las realidades ficción, esta deshumanización del adversario político, acaba derivando en confrontación, en violencia, en la negación de derechos a ‘los otros’ y el retroceso en libertades de todos... es la antesala del totalitarismo.

Veámoslo con dos ejemplos, uno bastante sencillo y otro algo más complicado:


1) El fácil: el secesionismo vs. la supresión de las autonomías.


  • En Cataluña tenemos unos políticos (JxCat, CUP, la inmensa mayoría de ERC y algunos dirigentes de ECP) que consideran su percepción como la única real, negando y enfrentando a aquellos que no la ven como ellos. Su relato épico de lucha por la secesión es lo que importa. La gobernanza real (Sanidad, educación, economía, infraestructuras, seguridad, etc.) queda en un segundo plano. No importa, en definitiva. Pues todo es culpa del Estado, independientemente de que hablemos de competencias plenamente transferidas. Y todo es por y para el objetivo final de la secesión, aunque se trate de temas en nada relacionados. Este grupo considera a los que no ven con buenos ojos su secesión y su correspondiente pérdida de derechos de ciudadanía como ignorantes o enemigos. Deshumanizados. No pueden opinar diferente porque sí. Para ellos es por ignorancia o por maldad.
  • Frente a ellos tenemos unos políticos (Vox y algunos dirigentes de PP y Cs) que consideran a su vez su percepción como la única real, negando y enfrentando a quienes no la ven como ellos. Su relato épico de lucha por la supresión de las autonomías es lo que importa. La gobernanza real (Sanidad, educación, economía, infraestructuras, seguridad, etc.) queda en un segundo plano. No importa, en definitiva. Pues todo es culpa de los secesionistas y sus cómplices, independientemente de que hablemos de competencias del Estado. Y todo es por y para el objetivo final de la recentralización, aunque se trate de temas en nada relacionados. Este grupo considera a los que no ven con buenos ojos su recentralización y su correspondiente pérdida de los derechos de autogobierno como ignorantes o enemigos. Deshumanizados. No pueden opinar diferente porque sí. Para ellos es por ignorancia o por maldad.

2) Vamos al difícil, la mayoría parlamentaria para la investidura: Casado vs. Sánchez.



El PP de Casado ha trabajado en dos relatos que, si bien son ficticios, han calado con profundidad entre su electorado:

·         Sánchez siempre ha querido meter a Podemos en el Gobierno y pactar con los secesionistas”.

Da igual que Sánchez se negase a hacerlo para aprobar los presupuestos y a causa de ello tuviese que convocar elecciones para abril de 2019. Da igual que Sánchez se volviese a negar a hacerlo para conseguir su investidura y a causa de ello tuviera que convocar unas segundas elecciones para noviembre de 2019. Da igual que a la tercera, tras pactar con Podemos, volviese a pedir la abstención de algunos diputados del PP para no tener que pactar con los secesionistas de ERC.

El relato es evidentemente falso. Si Sánchez hubiese querido eso lo hubiera hecho en febrero de 2019, no un año después, tras dos elecciones generales.

·         Casado no ha podido evitar la entrada de Podemos en el Gobierno ni el pacto de investidura con ERC”.

Da igual que no ofreciera sentarse a negociar en ningún momento los presupuestos de 2019 cuyo rechazo derivó en las elecciones de abril. Da igual que no ofreciera sentarse a negociar en ningún momento la investidura cuyo rechazo derivó en las elecciones de noviembre. Da igual que no ofreciera sentarse a negociar en ningún momento la investidura que finalmente salió adelante con los pactos de PSOE con Podemos, PNV y ERC. Da igual que a día de hoy siga sin ofrecer la posibilidad de pactar unos presupuestos a cambio de la salida de Podemos del Gobierno, consiguiendo así también que los secesionistas dejen de tener poder de decisión.

El relato es evidentemente falso. Si Casado hubiese querido evitarlo hubiera ofrecido u ofrecería su apoyo a un gobierno del PSOE en solitario o, incluso, a una gran coalición.

Por su parte, Sánchez ha trabajado en dos relatos que, si bien son ficticios, también han calado entre su electorado:

  • Meter a Podemos en el Gobierno y pactar con ERC era inevitable

    No. La alternativa era convocar unas terceras elecciones. Es cierto que Podemos ha bajado bastante el tono desde que ha entrado en el Gobierno. También es cierto que el pacto con ERC al final era agua de borrajas. Pero ahí está Iglesias de vicepresidente y ahí está la firma del PSOE en un documento junto a un partido que trató de romper el Estado de Derecho en el Parlament los días 6 y 7 de septiembre de 2017. La política es elegir, se eligió pactar con Podemos y ERC frente a la alternativa de repetir elecciones por tercera vez.

  •       “Hicimos todo lo que pudimos para recabar el apoyo de la derecha
    No. Se pidió el apoyo, pero no hubo un esfuerzo verdadero para conseguirlo. Ni se presentó una propuesta de gobierno de coalición con Ciudadanos en la primavera de 2019, por mucho que Rivera no cogiera el teléfono. Ni se ofreció un paquete de medidas significativo para recabar la abstención del PP a final de año, por mucho que la actitud de Casado no invitase a ello. La política es elegir, y Sánchez eligió repetir elecciones primero y pactar con Podemos y ERC después, frente a la alternativa de hacer una oferta contundente a la derecha.


Son sólo dos ejemplos. Pero hay muchísimos más. Por favor que no os desvíen del objetivo del post, que no es otro que los 4 primeros párrafos: una crítica a la política ficción centrada en el relato y un alegato por la vuelta a los hechos, a las decisiones, a los pactos hacia el centro y a la asunción de las propias responsabilidades.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Reseña y resumen de "Contra el capitalismo clientelar"

Imaginen que están echando una partida de un juego, el que prefieran. Tanto ustedes como sus contrincantes conocen las reglas del mismo e intentan ganar mediante habilidad, ingenio y esfuerzo. Todos compiten en igualdad de condiciones y todos aceptan el resultado, pues las normas son claras desde el inicio hasta el final de la partida.

Sin embargo, imaginen que en ese mismo juego, y a mitad de la partida, uno de los jugadores consigue cambiar las normas por y para sus intereses y, gracias a esto, evidentemente, consigue hacerse con el primer premio.

La primera de las situaciones descritas sería el capitalismo. La segunda, el capitalismo clientelar. Ese juego con igualdad de condiciones y normas claras, estables y en defensa del interés general, es el capitalismo de un Estado moderno, al que aspiramos. Ese otro juego en el que a algunos jugadores se les permite hacer trampas 'legalmente' o directamente cambiar las reglas, es el capitalismo clientelar que, lamentablemente, aún sufrimos.

Por suerte muchos activistas, académicos, intelectuales o juristas, conscientes de este problema, luchan por conseguir ese Estado moderno y dejar atrás esas prácticas clientelares. Un ejemplo de ello es la Fundación Hay Derecho y su último libro "Contra el capitalismo clientelar". Como en otras ocasiones, os recomiendo encarecidamente su lectura y os dejo un resumen del mismo:
































sábado, 17 de noviembre de 2018

Reseña y resumen de "El muro invisible"

Vivimos tiempos difíciles para los jóvenes en España. Si bien tenemos una mayor libertad que nuestros padres, por primera vez creemos de forma mayoritaria que vamos a vivir peor que ellos. Las causas son patentes, muy serias y variadas. Toda ellas forman un muro invisible que nos impide independizarnos, estabilizarnos laboralmente o formar una familia. Los integrantes de Politikon, un grupo de académicos y profesionales que promueven debates y políticas basándose en el conocimiento de las ciencias sociales, han reunido todas estas causas en un libro que os recomiendo encarecidamente (enlace a Amazon) y, como otras veces, os resumo en un hilo de Twitter.




















sábado, 10 de noviembre de 2018

Alegato a favor de la mochila austriaca

¿Qué es la mochila austriaca?

Consiste en crear un fondo -o mochila- asociado a cada trabajador en la seguridad social, en el que la empresa o empleador va depositando mes a mes un porcentaje de su sueldo. El trabajador podrá cobrar ese fondo cuando deje de trabajar en esa empresa, ya sea porque le han despedido, ya sea porque él ha pedido la baja voluntaria.

¿Beneficia a los trabajadores?

Mucho. Por dos motivos:
  1. La mochila austriaca da seguridad a todos los trabajadores que ahora no la tienen.

    La legislación actual protege los puestos de trabajo fijos, pero no a los trabajadores. Hoy en día sólo tienen derecho a protección los trabajadores que son despedidos, pues son los únicos que pueden acceder a la prestación por desempleo y exigir una indemnización por despido.

    Con la mochila austriaca, sin embargo, todos los trabajadores estarían protegidos, pues todos podrían cobrar el fondo personal que han ido acumulando -su mochila- cuando quisieran. No tendrían que esperarse a ser despedidos. No ‘perderían’ su indemnización acumulada si son ellos los que deciden abandonar la empresa. Tampoco deberían esperar a una sentencia o al FOGASA en caso de que quebrase. Estarían protegidos en todo momento pues en todo momento podrían pedir su ‘indemnización’ acumulada.

  2. La mochila austriaca mejora las condiciones de trabajo de todos los trabajadores.

    Muchas empresas con pocos escrúpulos se aprovechan de la situación actual y no tratan a sus trabajadores como deben, sabedoras de que aquellos que necesitan el sueldo de cada mes para vivir no pueden permitirse dejar la empresa y quedarse sin derecho a ningún ingreso, ni indemnización, ni paro.

    Esto cambiaría con la mochila. Las empresas ya no contarían con la ventaja de que los trabajadores les necesiten desesperadamente. Una vez implantada o mejoran sus condiciones y el trato que dispensan a sus empleados, o se arriesgan a que les abandonen con la seguridad de su fondo acumulado.

¿Beneficia a las empresas?

También mucho y también por dos motivos:
  1. La mochila austriaca les da la flexibilidad que ahora no tienen.

    La legislación actual protege los puestos de trabajo fijos, independientemente de las necesidades organizativas de la empresa en cada momento.

    Con la mochila austriaca, sin embargo, las empresas sí podrían hacer cambios de plantilla ante graves imprevistos o bajadas bruscas de ingresos, pues no tendrían que asumir grandes indemnizaciones, que ya han ido entregando a la mochila mes a mes. Esto es clave, porque las tensiones de liquidez son el motivo de cierre de innumerables empresas que con mayor flexibilidad sobrevivirían.

  2. La mochila austriaca mejora la productividad de las empresas.

    Muchos trabajadores con pocos escrúpulos se aprovechan de la situación actual, sabedores de que la empresa no puede permitirse pagar la gran indemnización que conllevaría despedirles, y optan por aprovecharse de ella, haciendo lo menos posible e intoxicando el ambiente.

    Esto cambiaría con la mochila. Los trabajadores ‘caradura’ ya no contarían con la ventaja de que sus empresas no puedan asumir su despido. Una vez implantada o mejoran su rendimiento y su disposición, o se arriesgan a quedarse sin empleo.

¿Beneficia a los desempleados y trabajadores precarios?

Especialmente.
  1. Porque podrán optar a más puestos de trabajo.

    Los de los trabajadores que ahora se quieren ir de sus empresas, pero que no lo hacen para no ‘perder’ su indemnización. Y todos aquellos que ofertarían las empresas que les gustaría echar a alguien tóxico, pero que no lo hacen por no poder pagar la indemnización.

  2. Porque por fin tendrán la posibilidad de demostrar su valía y encontrar estabilidad.

    Este sector ahora tiene todo un muro invisible que les impide salir de un bucle de paro, temporalidad y precariedad. Esto es así porque las empresas se cubren de la rigidez de la protección a los puestos fijos abusando de los contratos temporales. Ahora poco importa lo buen trabajador que seas, porque cuando acaba tu contrato temporal vuelves al paro.

    Sin embargo, con la mochila austriaca se acaban los contratos temporales. Todos los puestos pasan a ser fijos pues todos pasan a tener la misma indemnización, la acumulada en la mochila. La clave para mantener un empleo pasa a ser el buen desempeño de este, y no el tipo de contrato.

¿Beneficia al país?

Las tres primeras respuestas nos dan una idea de ésta. Con la mochila austriaca tendríamos mejores trabajadores, mejores empresas y mejores oportunidades. Mejores trabajadores porque si no cumplen les pueden echar y contratar a otro/a. Mejores empresas porque si no tratas bien a tus trabajadores se pueden ir y usar su indemnización acumulada para buscar un nuevo trabajo. Mejores oportunidades porque se acaba por fin con la famosa dualidad que hace de nuestro mercado laboral lo más ineficiente de nuestra economía. Este combo aumentaría nuestra productividad, lo que a su vez fomenta el crecimiento y el empleo. E incide directamente en la igualdad de oportunidades, derribando la barrera de entrada al mercado laboral y ayudando a un mayor progreso y bienestar.

lunes, 1 de octubre de 2018

El modelo de gestión de residuos de la izquierda

Artículo publicado originalmente en la

  Plataforma SDDR.info


A nadie que haya llegado a este blog le hace falta que le recordemos que la ingente generación de residuos y su ineficiente gestión son un gravísimo problema. Sin embargo, quizás sí eche en falta un análisis de las soluciones que desde la política se están dando a este problema. Sobre todo, para constatar la falta de ellas.

Dejando a un lado a las opciones conservadoras -por lo general defensoras del Statu Quo y con mucha frecuencia hasta negacionistas del cambio climático-, nos llama la atención la falta de ambición y de proyecto de la izquierda. Vemos en los medios que las opciones en principio progresistas limitan sus propuestas de cambio a ‘prohibir el uso de cápsulas de café, bastoncillos y pajitas de plástico’ e ‘imponer el SDDR’. La primera, aunque necesaria, la vemos tremendamente escasa. La segunda ya hemos escrito mucho sobre ella: ni es de izquierdas, ni es buena para el medio ambiente, ni para el pequeño comercio, ni para las clases de menos recursos, ni para el reciclaje. Sólo es buena para Tomra, la empresa que vende las máquinas, que por ello trata de capturar a políticos, ya sea mediante la presión de organizaciones (fuertemente financiadas) o incluso llevándolos de viaje, para tratar de ahondar en la privatización del reciclaje y de esta forma forrarse.


¿A prohibir 3 productos o imponer un nuevo sistema sólo para los envases de algunas bebidas es a lo máximo que aspira la izquierda? ¿En serio? ¿Qué pasa con la inmensa mayoría de los residuos, que no son ni bebidas, ni cápsulas, ni pajitas? ¿Qué pasa con la gestión pseudo privada actual de los envases, el papel y el vidrio? ¿Qué pasa con la ausencia de gestión de la orgánica o el textil? ¿Qué pasa con la ausencia total de medidas para reducir la generación de residuos? Amigas, amigos, los partidos que supuestamente representan a la izquierda en este país están a por uvas en este asunto. Se hace absolutamente imprescindible desarrollar una propuesta de modelo de gestión de residuos de izquierdas. Que sea ambiciosa y traiga soluciones reales, que abarque el 100% de los residuos y no sólo 4 latas y botellas, que obligue a las empresas a pensar en el medio ambiente tocándoles la cartera, que ponga el foco en la reducción -que es lo que más importa- y haga que hasta el último ciudadano participe. Una propuesta de cambio real que huya del postureo de la foto y el titular y nos ayude a corto, medio y largo plazo a preservar nuestro planeta. Para eso es este post, y ésta es nuestra propuesta:

1.       GESTIÓN PÚBLICA
Creemos que un tema crucial como la gestión de los residuos no se puede dejar en manos privadas. Lo primero a lo que debemos aspirar es a crear un sistema 100% público de gestión de residuos, con funcionarios/as velando por el interés general.
Esto implicaría el cierre de los gestores actuales; ya que, por mucho que no tengan ‘ánimo de lucro’, su accionariado se compone de empresas privadas.

2.       TASAS A LAS EMPRESAS
Este sistema público de gestión de residuos debe estar íntegramente financiado por las tasas de los productores. Toda empresa que ponga en el mercado un producto susceptible de convertirse en un residuo deberá pagar una tasa al Estado por la gestión futura del mismo.

3.       FOMENTO DE LA PRODUCCIÓN ECOLÓGICA
Las tasas que pagarán las empresas deberán ser más altas cuanto más difícil sea el tratamiento del residuo. De esta forma, los residuos no reciclables tenderían a desaparecer, pues serán los que sufran unas mayores tasas. Por el contrario, las empresas que utilicen materiales biodegradables o que fomenten la reutilización se verán recompensadas al tener tasas mucho más bajas.

4.       DEBER CIUDADANO DE SEPARAR
Separar los residuos debe ser un deber ciudadano. Algo obligatorio, como en Bélgica (el país que mayor porcentaje de envases recicla). Y no algo voluntario, como aquí. La sociedad española se ha acostumbrado a ponerse el cinturón o a no fumar en los bares no sólo porque fuera lo correcto, sino porque era lo obligatorio y las autoridades te podían sancionar si no cumplías con tu deber. Con la gestión de residuos debemos hacer lo mismo, los ciudadanos deben separar según el material y depositarlo en el contenedor correspondiente. Las campañas de concienciación evidentemente no bastan.

5.       FOCO EN LA REDUCCIÓN
El mejor residuo es el que no se produce. Creemos que, como en Bélgica, las bolsas de basura deben ser oficiales y estar sujetas a un pequeño impuesto que disuada la generación del 100% de los residuos, diferenciado los materiales según su impacto ambiental. (Decidimos del 100% de residuos, porque hay otras propuestas que se conforman con poner fianzas a unos poquísimos envases e ignoran el resto de los residuos). Esto haría que los ciudadanos pensaran en la generación de residuos a la hora de consumir, rechazando por ejemplo los productos sobreenvasados. Esto, junto a las tasas, llevaría a las empresas a pensar mucho más en el medio ambiente y no tanto en el marketing.

6.       HACIA EL RESIDUO CERO
Es indispensable implantar el contenedor para residuos orgánicos. Cuanto antes. Seguir depositando este tipo de residuos en el contendor del resto es inasumible. Además, se deben implantar contenedores de textil en todo el territorio nacional, así como de pilas, aceite usado, puntos limpios para electrodomésticos, muebles, enseres, etc.
A partir de ahí, debemos trabajar en la construcción de plantas de separación públicas (con empleo público de calidad), para alcanzar el objetivo de reciclar el 100% de los residuos generados.

Estos son los 6 pilares básicos que creemos que debe defender la izquierda y que configurarían un cambio real en el modelo de gestión de residuos. Es, también, la propuesta de esta humilde plataforma frente al statu quo actual, y frente al postureo del SDDR, que lo único que hace es blanquear y perpetuar el modelo actual.

domingo, 8 de octubre de 2017

Si no 'hay derecho', no hay nada (Reseña y resumen de "¿Hay derecho?")

El Estado de Derecho es lo único que nos separa de la ley del más fuerte. De la selva. De un mundo sin justicia, sin derechos, sin libertades, sin seguridad, sin nada.

El Estado de Derecho es lo que nos hace progresar, lo que nos permite vivir sin miedo, lo que nos permite vivir, a secas.

El Estado de Derecho es la base de la democracia. Es el principio del Estado del Bienestar. 

El Estado de Derecho es la condición necesaria. La primera. La indispensable.

Si el refrán 'no hay mal que por bien no venga' tuviera algún sentido, al mal de los diputados independentistas del Parlament pisoteando el Estado de Derecho le ha respondido el bien de miles, millones de ciudadanos tomando consciencia de la importancia del Estado de Derecho y saliendo a defenderlo.

Todo esto me ha hecho acordarme de quienes han llevado la defensa del Estado de Derecho por bandera día a día. No sólo en estos días convulsos, sino también en aquellos días 'normales', aburridos incluso, en los que el resto del país simplemente daba por hecho el Estado de Derecho y no destinaba tiempo ni energía a su defensa. Hablo de la Fundación Hay Derecho. Hablo de Elisa de la Nuez, de Rodrigo Tena, de Álvaro Lario, de los hermano Gomá o de Carlota Tarín, entre otros.

Con sus artículos, estudios, conferencias, libros y tweets, promueven la regeneración institucional, la lucha contra la corrupción y la defensa del Estado de Derecho. Decidme que no es de agradecer, más en estos días en los que estamos viendo 'las orejas al lobo'.

A lo que iba, al acordarme de ellos me he dado cuenta de que les debía un post desde el año 2014. Uno que exportara más allá de Twitter el resumen de su libro '¿Hay Derecho? La quiebra del Estado de derecho y de las instituciones en España'. Pues bien, aquí está. Espero lo disfruten y, luego, lo compren y lean. No dejemos nunca de defender y mejorar el Estado de Derecho. Será una defensa de nosotros mismos.


jueves, 3 de agosto de 2017

Reseña y resumen de "El retorno de los chamanes"

El Brexit, Trump, el Frente Nacional, Pablo Iglesias... ¿estamos sufriendo una oleada de populismo? ¿hay elementos comunes en todos estos movimientos? ¿surgen por las mismas razones aunque se produzcan en países tan distintos? En 'El retorno de los chamanes' Victor Lapuente pretende dar respuesta a estas preguntas e ir más allá. Desde una parábola muy sencilla desarrolla toda una oda a la templanza y la rigurosidad en el debate como vía indispensable para conseguir que las sociedades progresen y avancen. Os dejo, como ya viene siendo habitual, un resumen tuitero del libro y os animo a leerlo. Si tenéis cuenta en Twitter os será más fácil ir directamente al hilo.