lunes, 6 de agosto de 2012

Y dale con los 445.568 políticos...

No hay nada que nos guste más a los españoles que apoyar nuestros argumentos en un dato. Da igual que venga de un tweet, de un mail cadena o de Manolo el del bar, que nos lo dijo el otro día entre cerveza y tapa, muy convencido.
El caso es que hace unos meses el dato de moda era que España tenía 445.568 políticos, ni uno más, ni uno menos. Con el tiempo todo el que analizó el artículo se dio cuenta de lo irreal de los datos, pero el número se había extendido. Muchísimos fueron los que lo difundieron, también influencers como Martin Varsabsky (con más de 60.000 seguidores en Twitter) o el propio Pérez-Reverte (con más 450.000).


También otros muchos avisaron de que los datos no eran fiables, y de que no había por donde cogerlos.

El caso es que 'pasada la tormenta', a mi me siguen llegando mails, tweets, y voces en conversaciones, con el dato de los 445.568 políticos. "Escribe sobre eso en tu blog" me dicen. Así que, cansado de explicarlo una y otra vez, he decidido poner aquí el mail con el que contesto a tan difundida noticia. A partir de ahora, responderé con el enlace a este artículo, y ese tiempo que me ahorro. Vosotros, si queréis y os gusta mi respuesta, podéis hacer lo mismo. Un abrazo y gracias por la lectura crítica.


Hola familia,
a mi me encanta que la población se indigne y abra de una vez los ojos, de hecho empleo mucho de mi tiempo en dicho objetivo, pero los datos de este mail no son correctos:

El famoso dato de los 445.568 políticos viene de este artículo del periódico digital El Aguijón.
No hay más que echar un vistazo a los datos procedentes de "un estudio interno" para ver que no son reales: comienza hablando de 650 diputados y senadores (la suma de 350 diputados y 266 senadores da 616, no 650). Si nos fijamos en las cifras 67 de las 84 categorías de políticos terminan en cero, estadísticamente esta casualidad sería imposible, esto es, que en la mayoría de ellas se ha redondeado, como en la primera.

Los datos que sí se conocen son los de los 73.515 cargos electos (sin contar cargos en la UE):
  • 350 diputados del Congreso
  • 266 senadores
  • 1.218 diputados autonómicos
  • 68.462 alcaldes y concejales
  • 1.810 consejeros comarcales (en Aragón y Cataluña)
  • 1.409 diputados provinciales y consejeros insulares
Por supuesto habría que añadir a todos los altos cargos de la administración y de las miles de empresas públicas, que no son 'políticos' oficiales (en tanto en cuanto no ostentan un cargo electo) pero sí enchufados designados por políticos.

Lo que yo haría respecto a la elefantiasis del Estado sería:
  • Cerrar/vender las más de 4.000 empresas públicas que hay (cifra presentada por el Gobierno el 5 de enero 2012), y si alguna está cumpliendo una función básica del Estado que dicha función pase a ser competencia de la administración.
  • Fusionar ayuntamientos desde los 8.114 actuales a poco menos de 1.000.
  • Suprimir organismos innecesarios como Diputaciones, Consejos insulares, Cabildos o el propio Senado (siempre que este siga siendo un cementerio de elefantes sin funciones y no se convierta en una cámara de representación territorial real)
  • Eliminar todas y cada una de las entidades de CCAAs que ya tengan su homóloga a nivel nacional, esto es, embajadas autonómicas, defensores del menor autonómicos, TVs y radios autonómicas, provinciales y locales, consejos consultivos, tribunales de defensa de la competencia, institutos meteorológicos, etc.
  • Y por supuesto establecer un listado muy preciso y totalmente cerrado de funciones a desempeñar por cada administración, prohibiendo tajantemente gastar en una función que no te corresponda y penalizando al gestor/es con responsabilidad penal y sobretodo, patrimonial.
Un abrazo muy fuerte a todos.

Rafa Pacheco


2 comentarios:

  1. Entendí la cifra como gente que no ocupan un cargo electo pero son cargos altos en empresas públicas, asesores y consejeros a dedo. Las medidas son de sentido común, pero la gente que quiere echar raices y vivir a costa del dinero público las rechazará alegando que son instituciones necesarias para la buena gobernabilidad local, comarcal...o lo que sea. En cuanto a reducir municipios, algunos piensan que fusionarlos llevará a compartir un único centro médico en la zona, una única biblioteca...algo que no es así, hay que decirle a la gente que estos servicios no se eliminan de su pueblo con la fusión, no es lo que se busca ni lo que consiste tal propuesta. Saludos

    ResponderEliminar