viernes, 25 de marzo de 2011

Reduciendo Déficit Ganamos Todos. Capítulo 2: Subvenciones.

Entendemos subvenciones como aquellas cantidades de dinero otorgadas por las Administraciones Públicas, esto es, dinero de todos, a personas físicas o jurídicas para la realización de una actividad de interés público. Pues bien, esto se ha convertido, con la picaresca y la desvergüenza  que nos caracteriza, en un cheque en blanco del que el político de turno puede tirar a su antojo. El problema está en que ese cheque en blanco sale de la cuenta común del país, o, lo que es lo mismo, de TU BOLSILLO.

Nos encontramos, simplificando al máximo, con dos opciones:
La primera, recaudar muchísimo dinero y poder dar subvenciones a quien los políticos consideren conveniente (ya sea el país con el que quieran hacer negocios, ya sean los actores con los que quieran hacerse la foto).
La segunda, no dar subvenciones a nadie, y que todos paguemos menos impuestos y VIVAMOS MEJOR. Porque a ti, querido lector, que eres un ciudadano NORMAL, no te llega ni medio duro de ninguna subvención.
Pero claro, si todos pagamos un poco más, casi no nos damos cuenta, pero si le quitamos al dirigente ese cheque en blanco… ¡Joder, aquí sí que cambia la cosa! ¿Crees que los subvencionados no se manifestarían? ¿Los miles de liberados sindicales? ¿O los amigos de la empresa de la hija del político de turno? ¿O la asociación de amigos de la paella de conejo y caracoles? Claro que se manifestarían, la liarían PARDA. ¿Dejar de vivir ellos del cuento para que tú te ahorres 50 euros al mes? ¡Venga hombre!

Por tanto, la primera medida a establecer para reducir, primero el déficit público, y luego los impuestos, es la eliminación de TODAS las subvenciones que NO sean ABSOLUTAMENTE NECESARIAS (Cuando digo necesaria me refiero a que desempeñe una competencia básica del Estado).
Os voy a dar una serie de ejemplos para que veáis las disparatadas cantidades de dinero público (repito: tu dinero) de las que estamos hablando. ¡OJO! Téngase en cuenta que solo pongo un porcentaje irrisorio comparado con el total.

En el año 2009 (plena crisis) se otorgaron:
  • Cooperación, promoción y difusión cultural en el exterior:  130 millones de euros (Sin embargo España año tras año ocupa uno de los últimos puestos de nivel educativo en Europa)
  • Subvenciones al transporte: 908 millones de euros. (Como las carreteras españolas están en perfectas condiciones… y además Andalucía y Levante están unidas por unos magníficos trenes pues... -por poner un par de ejemplos)
  • Ministerio de Industria: 4.425 millones de euros (Y muchos dirán "Sí, pero generarán riqueza, empleo…" NO. Si quieres haces medidas vía impuestos (pagas menos si inviertes en I+D, si contratas discapacitados, etc.) pero no regalas dinero, porque cuando ellos tengan beneficios NO te lo van a devolver, y, además, no es tuyo, es de todos.
  • El extinguido Ministerio de vivienda gastó 1.617 millones de euros. (Función, la de la vivienda, que hace Estado, comunidades y ayuntamientos -triple gasto para una misma cosa-. ¿No se han planteado dar seguridad REAL a los caseros para fomentar el alquiler? Ese es el verdadero problema, mientras en España tengas que esperar tantísimo para desalojar a un inquilino que no paga, la gente no va a alquilar sus casas; y claro, a menor oferta de casas, mayor precio del alquiler. Este precio desorbitado      hace que sea más rentable comprarla y pagar la hipoteca, por lo que tenemos unos niveles de alquiler raquíticos comparados con el resto de Europa) (Aprovecho para decir que abogo también por la supresión de la “Renta básica de emancipación”, medida totalmente ineficiente e inflacionista).
  • Igualdad: 141 millones de euros. (De la ley de igualdad directamente no voy a hacer comentarios; cualquiera que sepa lo mínimo de economía sabe como ha lastrado nuestra productividad)
  • Etc, etc, etc. Fuente.

Vamos con el 2010, además aquí os voy a poner directamente el enlace al BOE para que lo comprobéis con vuestros propios ojos:
·         Subvenciones de cooperación. Lo INDIGNANTE aquí, es que se esté dando nuestro dinero a entes públicos de países dictatoriales (Cuba, Venezuela, Marruecos…) o con índices de corrupción altísimos (Mauritania, Etiopia, Senegal, Cabo Verde…). ¿Quieren favorecer el desarrollo? Denle el dinero a la Cruz Roja o a quien te de la seguridad de que lo va a emplear en el objetivo de la subvención. ...12 millones de euros al Ministerio de Educación de Marruecos (que es una monarquía absoluta - el rey tiene los tres poderes)... ¿Sabéis cuantísimo dinero son 12.000.000 €?
·         Más para el cine
·         Subvenciones a sindicatos.  Aquí también.  
·         Subvenciones a grandes empresas. Si apenas tienen beneficios, ¿Por qué no vamos a darles un poco del dinero de todos?
·         Subvenciones a empresas de energía o mineras.  Por todos es sabido que el carbón español no es rentable, pero seguimos manteniéndolo año tras año con el dinero de todos.
·         Subvenciones al deporte

Ah! Casi se me olvidaba, por supuesto también quitar el exageradamente fraudulento PER.
¡Hasta el capítulo que viene! Haced cuentas, (solo os he dado ejemplos de las subvenciones nacionales, añadidle las de los ayuntamientos, comunidades, etc.) con la aplicación del primer capítulo vuestro bolsillo ya lo notaría.

3 comentarios:

  1. ¿Y cuáles serían en tu opinión las subvenciones "absolutamente necesarias"? o dicho de otro modo, ¿cuáles son esas "competencias básicas del Estado"?

    Estoy de acuerdo en la identificación del problema y en que hay mucho caradura en todos los partidos políticos. Sin embargo, no comparto la solución porque yo considero necesarias las subvenciones.

    La subvención lo considero un pilar fundamental del Estado del Bienestar indispensable para redistribuir la renta y tratar de paliar en la medida de lo posible las desigualdades (hasta que todos los ciudadanos tengan un mínimo de necesidades cubiertas). Asistencia sanitaria gratuita, educación, pensión de jubilación, entre otros, son todo subvenciones en esencia. Supongo que éstas son las que tu consideras "absolutamente necesarias".

    Ahora bien, hay otro tipo de subvenciones que pueden ser más discutidas, pero no siempre se puede conseguir su efecto por la vía de los impuestos progresivos, por lo que creo que deben ser mantenidas.

    En resumen, sí que estoy de acuerdo en que es recomendable quitarles a los gobernantes el poder de asignar dinero (subvenciones) a dedo, pero no creo que la solución pase por suprimirlas sino por intentar buscar normas y concursos de asignación del dinero público mucho más transparentes de cara al ciudadano.

    ResponderEliminar
  2. Álvaro, lo primero gracias por leer el post!
    Efectivamente, como decía en el primer capítulo, considero como competencias básicas del Estado sanidad, educación, seguridad, justicia, defensa, subsidios... y dichas subvenciones las mantendría, por supuesto.
    Te explico, si un hospital de la Cruz Roja está subvencionado me parece bien, porque la atención médica de esos enfermos se derivaría a un hospital público. Igual con un colegio concertado. Están cumpliendo competencias del Estado por lo que es normal que estén subvencionados.
    Ni que decir tiene que los subsidios (paro, pensiones...) entran en el saco de absolutamente necesarios.
    Pero, como podrás ver en los ejemplos, hay muchísimas más subvenciones que no son esenciales para mantener el Estado de Bienestar y que, considero, habría que extinguir. Dígase ayudas a empresas privadas (que no cumplan competencia básica del Estado), dígase ayudas a sindicatos o partidos políticos, dígase ayudas al carbón, dígase las miles de ayudas de ayuntamientos a asociaciones afines al partido de turno, dígase ayudas al cine, dígase la renta básica de emancipación, dígase el PER, dígase ayudas complementarias de comunidades a ayudas ya establecidas (un estudiante Erasmus de Andalucía recibirá mucho más que uno madrileño), dígase ayudas directas a entes públicos de países no democráticos, etc.
    Espero veas mi punto.
    Gracias de nuevo leer el post y muchas más por opinar!!

    ResponderEliminar
  3. De aquí a un tiempo vengo siguiendo tu blog porque me pareces una persona bastante razonable; pero no estoy de acuerdo con esta entrada del blog. Además creo que has tomado a la ligera el tema del PER (ahora parece llamarse PFEA) y me pregunto yo ¿cuántas veces te ha dado por visitar un pueblo andaluz, darte un paseo una mañana y hablar con la gente? Te puedo asegurar que detrás de los fraudes relacionados con PER (gente trabajando en la construcción y cobrando el subsidio, etc) hay verdaderas situaciones dramáticas que meramente se sostienen con los 500 EUR que se dan de subsidio. El artículo de wikipedia tiene enlaces muy interesantes, yo personalmente te recomiendo este: http://www.diariodejerez.es/article/andalucia/1090081/los/bares.html

    Si tanto se habla del estado de bienestar, que nadie se olvide de las repercusiones eliminar el PER podría tener en muchos colectivos muy empobrecidos. Por ejemplo, gente que sólo ha conocido el trabajo en el campo, está ahora entre los 55-65 años, y no tienen absolutamente NADA, ni siquiera la cultura necesaria para saber diferenciar entre muchas cosas. Así que te pido por favor que recapacites. Mi opinión: Control más exhaustivo del fraude- Sí, ¿Eliminarlo? No

    Además los típicos "jóvenes sin futuro" pueden tener sus raíces en otros asuntos y no precisamente el PER como única razón de ser.

    ResponderEliminar